El buen tiempo del verano hace que aumenten las veces que utilizas tu coche para viajar o realizar alguna excursión, pero el calor excesivo y el sol directo pueden afectar al estado de tu vehículo. Para protegerlo, aquí te dejamos unos consejos que conviene recordar durante en esta estación.

  1. Evita aparcar al sol, sobre todo en las horas centrales del día. No siempre es posible, pero ten en cuenta los movimientos del sol. Si vas a estar mucho tiempo en un sitio puede que tengas que dejar el coche al sol, pero al pasar un rato, estará a la sombra.
  2. Siempre que lo dejes al sol colócale un parasol en el parabrisas delantero (y si quieres también en el trasero). Al bloquear los rayos de sol, reducirás la cantidad de calor que se cree en el interior del vehículo.
  3. Utiliza protectores para el volante, con ellos evitarás quemarte las manos, lo que aumentará tu seguridad.
  4. Lava el coche de forma regular. Los más sibaritas pueden utilizar cera con absorbente para rayos ultravioleta, que protege la pintura del coche de los daños causados por el sol. Las partes de cuero y vinilo del interior requieren también una limpieza especial para que no envejezcan rápidiamente
  5. Asegúrate de que el sistema de refrigeración del coche está en perfecto estado. Si no funciona bien, el calor del verano hará que el motor se recaliente mucho más fácilmente, lo que aumentará el riesgo de averías.

La temperatura que puede alcanzar un vehículo cuando está estacionado al sol son realmente altas, hasta el punto de dejar el coche prácticamente inutilizable.

Como sabes, los coches negros se calientan más que los blancos y ahora, gracias a un estudio de la Universidad de Arizona,  podemos conocer las diferentes temperaturas que alcanza un vehículo al sol y la sombra, en un día en que la temperatura exterior era de 37,8 ºC. Los resultados fueron estos:

Con este estudio se consigue conocer como estaría el interior de cada vehículo tras una hora, más o menos el tiempo que tarda una persona en comprar la comida. Según Selover, “sabía que haría mucho calor, pero me sorprendieron las temperaturas de las superficies”. ¿Quién no ha probado en sus carnes al tocar el volante el pomo de la palanca de cambios en un día caluroso?

Como ves, incluso a la sombra la temperatura es letal para un niño. Porque aunque la temperatura interior no se dispara, el hecho de incluir una persona reduce la humedad. “Exhalan humedad en el aire y, a mayor humedad ambiente, la persona no se puede enfriar sudando pues el sudor no se evapora tan rápido”, apunta la investigadora. Según sus cálculos, un niño de dos años podría colapsar al cabo de una hora en un coche aparcado al sol y hasta en dos horas en un coche a la sombra.

¿Usarán las marcas estos datos para desarrollar sistemas que eviten a los padres olvidar a los niños en el coche? Ocurre sobre todo cuando se realizan tareas rutinarias y de repente un imprevisto te hace tardar más de lo pensado.

Antes de subir al coche, para enfriar su interior rápidamente, hay un truco que baja la temperatura hasta 8 grados en menos de 3 segundos. Para ello solo tienes que abrir la ventanilla de un lado y abrir y cerrar la puerta del otro lado 5 o 6 veces.

 

No te pierdas las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: