La costumbre de tomar infusiones y tés después de comer es algo que nos viene de los países orientales y que, poco a poco, hemos ido adquiriendo como hábito propio. En la cultura árabe, es muy habitual terminar los ágapes con una buena taza de té de menta, aunque también se toma a media tarde acompañado de unos típicos dulces con miel. No obstante, y más allá de su aroma y su sabor, el té de menta también guarda propiedades medicinales que nos pueden ayudar a combatir muchas molestias sin necesidad de tomar medicamentos. Seguir leyendo