Durante este mes se espera que la Dirección General de Tráfico (DGT) instale 70 nuevos radares para comprobar si los conductores hacen uso de los teléfonos móviles mientras conducen o no llevan abrochado el cinturón de seguridad.

Estos nuevos radares podrán fotografiar  a los conductores ejerciendo estas prácticas desde una distancia de unos 500 metros y captar 50 fotografías por segundos para identificar con precisión  el perfil del conductor.

Seguir leyendo