En todas las épocas, las creencias populares han dotado al aceite de oliva propiedades curativas, reparadoras, antiinflamatorias… incluso las primeras civilizaciones, consideraban al olivo como un árbol sagrado y lo cultivaban y respetaban para obtener de él el bálsamo de su fruto.

Históricamente el aceite de oliva ha sido utilizado como bálsamo, tonificante y reparador de la piel. Actualmente, con los avances cosméticos, también se utiliza como reparador del cabello. ¡Un bálsamo cuya apreciación está más que demostrada!

Seguir leyendo