La llegada del buen tiempo está a la vuelta de la esquina, y con él los largos paseos por la orilla del mar y las tardes de relax con los amigos en una terracita. Refrescos con mucho hielo, horchatas a modo de merienda y, cómo no, las jarritas de cervecita fría. Seguir leyendo