Si hay un ejercicio fácil de hacer, barato, sencillo y al alcance de todo el mundo ese es caminar. Cada vez hay más personas que adoptan el andar como una estrategia para mantenerse en forma precisamente por ser una actividad fácil de llevar a cabo. 

Los beneficios de caminar son muy amplios. De hecho, existen diversos estudios médicos que certifican que una caminata regular reduce el riesgo de sufrir problemas cardíacos, problemas de vejiga, y enfermedades como diabetes o cáncer.

Por lo que a perder peso andando se refiere, hemos de saber que caminar nos ayuda a quemar mucha grasa. Si andamos entre 30 y 60 minutos al día a una velocidad que mantenga nuestro ritmo cardíaco a un 70%, lograremos quemar hasta el 85% de las calorías en forma de grasa.

Lo mejor es empezar poco a poco e ir aumentando la distancia y velocidad recorridas. A mayor velocidad se camine, más calorías se quemarán. Los especialistas recomiendan empezar despacio con caminatas cortas y, a medida que se vaya aumentando la fuerza, ir añadiendo intervalos de 5 minutos más de marcha.

También es cierto que debe combinarse el ejercicio físico con una dieta equilibrada si lo que buscamos es perder peso andando. Por tanto, las caminatas junto con una alimentación sana y variada, prescindiendo de los productos más calóricos, darán como resultado una pérdida notable de peso.
perder peso caminandoCaminar hace que el metabolismo queme calorías y convierta los glúcidos, las grasas y las proteínas en energía y no en reserva adiposa. Si se practica de forma regular, con unas tres sesiones de 30 minutos a la semana, los resultados quedan garantizados a partir de los primeros 3 meses.

Por lo que se refiere a la forma de andar, hay que hacerlo correctamente. La zancada no debe ser forzada, y no debemos alargarla a la vez que aumentamos el ritmo. Hay que sentirse cómodo con cada paso que se da. También es importante una buena pisada en la que el talón toque primero el suelo para que sean los dedos los que den el impulso.

También hay que prestar atención al resto del cuerpo y no sólo a las extremidades inferiores. La cabeza debe estar en posición neutra, la barbilla paralela al suelo y los hombros sueltos y relajados. Los brazos también tienen importancia de peso ya que nos ayudarán a tomar impulso. Mantenerlos doblados en 90 grados nos dará el balanceo idóneo para ello.

Para empezar a bajar peso tomando el andar como una rutina, debemos tener en cuenta que hay que estirar, calentar y dedicar unos minutos al enfriamiento de nuestros músculos. Por mucho que queramos mantener una disciplina caminando, si no tomamos en consideración estos procesos podemos lesionarnos con facilidad, haciendo que resulte imposible la realización del ejercicio.

Perder peso andando es una realidad, y sólo basta constancia y regularidad. Si además de andar llevamos una alimentación saludable los efectos se notaran antes. El ritmo lo marca cada persona y lo importante es ir aumentándolo poco a poco en función de los progresos de cada uno. En cuestión de semanas, se percibirán los resultados.

 

También te puede interesar:

Recuperar la figura tras el verano

Vida Saludable

Alimentación saludable

Evitar el sedentarismo

Consejos para realizar ejercicios en casa con una pelota de pilates

Fitness, como montar tu gimnasio en casa

Six Pack. Mejora tus abdominales

10 reglas para adelgazar en verano

Tabla de inversión para irrigación invertida