El nuevo dispositivo está localizado entre la salida del túnel de la M-30 y la entrada a la carretera de Boadilla. Este radar de tramo controlará la velocidad entre los puntos kilométricos 4.000 y 5.750 de la A-5, en el Paseo de Extremadura.

Los llamados «radares de tramo» son una nueva forma de controlar la velocidad, en tramos de carretera de varios kilómetros. El procedimiento de control de velocidad en un tramo controlado por un radar implica que, las cámaras -una por carril- graban de forma continua a todos los vehículos, a la entrada y salida del túnel. Para ello utilizan iluminación continua por infrarrojos -debido a las condiciones de luz- que el ojo humano no puede captar. Las cámaras están sincronizadas por fibra óptica y a través de satélite para que sus relojes marquen la misma hora.

Con los datos almacenados, un ordenador «casa» las matriculas iguales, comprueba los tiempos de paso de cada vehículo y calcula su velocidad media. Cuando se detecta que la velocidad ha sido superior a la permitida el sistema remite las fotografías (de entrada y salida) al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de la DGT, en León, para que tramite la denuncia y se la remita por correo al titular del vehículo a fin de que identifique al conductor infractor.

Hasta el 16 de abril, los excesos de velocidad detectados por el radar serán objeto de una comunicación informativa a las personas infractoras. A partir de esa fecha, los infractores recibirán la sanción económica si sobrepasan la velocidad máxima permitida de la vía de 70 kilómetros por hora.

Según el Consistorio, el objeto de la instalación de este radar es “incrementar la seguridad tanto para peatones como para conductores” en una vía en la que se han registrado 333 accidentes y atropellos, habiéndose registrado víctimas de diferente consideración en 272 de ellos, con un total de tres víctimas mortales en 2018. Además, el Ayuntamiento también pretende controlar la velocidad con el objeto de disminuir los efectos del tráfico sobre el ruido de los edificios cercanos.”

En las comunicaciones informativas, que llegarán durante los dos primeros meses a aquellos conductores que sobrepasen el límite, estarán recogidas las razones que han motivado la instalación del radar y de otros dispositivos de control de velocidad. El tipo de sanción, cuantía de la multa y en su caso, puntos del carné de conducir que le serían detraídos por la infracción cometida a partir de la puesta en funcionamiento efectivo del radar de tramo, así como la importancia de respetar la normativa de tráfico para la seguridad y convivencial vial.

Dentro de dos meses, una vez transcurrido el período de aviso previsto en la vigente Ordenanza de Movilidad Sostenible, los excesos de velocidad que se detecten por este nuevo radar tendrá la consideración de infracción y llevarán aparejada la multa correspondiente.

El radar de tramo es una las principales medidas que incorpora el Ayuntamiento, a consecuencia de las numerosas quejas vecinales por el ruido del tráfico. También la reducción a 50 kilómetros por hora en toda la vía desde la avenida de los Poblados hasta el túnel de Calle-30. Unos 125.000 vehículos pasan a diario por esta vía.

Además del radar, el Ayuntamiento de la capital también tiene previsto instalar en el paseo de Extremadura cuatro semáforos para frenar el tráfico de entrada en Madrid y próximamente convertir el tramo en una vía urbana. Será el segundo radar de tramo instalado en Madrid, tras el situado en la avenida de Córdoba.

Descubre en Publipunto.com diferentes accesorios para tu vehículo y únete al Club Publipunto para estar al día de las últimas novedades del motor en la Selección Publipunto. Te esperan los mejores precios, gastos de envío gratis a partir de 100 euros y puntos descuento para próximas compras.

También te puede interesar: