Uno de los accidentes más peligrosos son las salidas de la calzada en carreteras convencionales y así como el pasado año se cobraron 367 vidas.

Las carreteras convencionales no dejan lugar a dudas de que son las más peligrosas, ya que las estadísticas demuestran que el 77% de las víctimas mortales en accidentes de tráfico circulaban en estas vías según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial, donde indica que las salidas de la calzada con un solo vehículo implicado han alcanzado los 367 fallecidos.

Especialmente peligrosas son también las colisiones entre vehículos, con 285 fallecidos en choques frontales, más otras 149 muertes en colisiones frotolaterales, las que habitualmente se producen en las intersecciones. Por último, la tragedia de las 54 personas que perdieron la vida en atropellos durante 2017.

En la mitad de las salidas de vía se concluye como factor desencadenante que la velocidad era inadecuada y un tercio de ellas aparecen las distracciones. No menos preocupante resulta que el 47% de los conductores implicados en estos accidentes habían consumido alcohol y drogas (e incluso ambas sustancias).

En lo que se refiere a los choques frontales, en el 70% de los accidentes uno de los conductores invadió el carril contrario, mientras que el 10% del total se produjo a causa de un adelantamiento irregular. Y el factor más concurrente entre todos, es que en el 42% de los casos se habían consumido sustancias que afecta a las capacidades de conducción.

De ese millar de personas fallecidas en carreteras secundarias durante el pasado año, 567 viajaban en turismos, 189 en motocicleta, 64 en vehículos comerciales y 48 en bicicletas. De los 54 peatones fallecidos, cabe destacar que 28 de ellos (52%) fueron atropellados de noche.

La distracción, la velocidad y el consumo de alcohol o drogas aparecen como desencadenantes en la mayoría de los accidentes, con una importancia relativa de cada factor que varía dependiendo de cada caso. Es por ello que la Dirección General de Tráfico se plantea realizar modificaciones legislativas que ayuden a atajar esta lacra del incremento de la siniestralidad, con nuevas medidas y endurecimiento de las sanciones para estos factores que concurren con mayor frecuencia en los siniestros.

Tampoco podemos olvidarnos del estado en que se encuentran las carreteras convencionales, ya que su estado ha empeorado en los últimos años por falta de inversión en su mantenimiento.
Lamentablemente, siempre hay zonas en las vías en las que se producen más accidentes mortales que la media: es lo que se conoce como tramos de riesgo o puntos negros. No todos son iguales, ya que existen zonas donde los siniestros son protagonizados por coches, otros por motocicletas, o incluso otros por vehículos pesados. Por eso es importante auditar la vía para conocer su riesgo.

En España, tres de cada cuatro accidentes se producen vías convencionales que sólo disponen de un carril para cada sentido, intersecciones al mismo nivel y donde las salidas de la vía y las colisiones frontales son los accidentes más frecuentes.

Este tipo de vía son más peligrosas porque por lo general, son desconocidas y en las que nos puede sorprender, por ejemplo, una curva pronunciada, un coche de frente adelantando, un cambio de rasante, un peatón, un ciclista, o una intersección peligrosa.

El RACE participa en el programa EuroRAP de evaluación del riesgo en carreteras españolas, en el que se analiza los datos de siniestralidad en la Red de Carreteras del Estado, teniendo en cuenta los últimos tres años de análisis. Entre los resultados más importantes que ofrece están los tramos más peligrosos, es decir, aquellos que presentan más accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos/kilómetro.

En el caso de España, en 2017 se han analizado 4.096 accidentes ocurridos durante los años 2014 a 2016 en 1.389 tramos con una longitud de más de 24.899 kilómetros, la mayoría pertenecientes a carreteras convencionales o secundarias.

Aunque más del 72% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, hay un 14,44% cuyo riesgo es alto o medio-alto, lo que equivale a 3.595 kilómetros de riesgo elevado y 1.100 kilómetros de riesgo alto.


Estos son los 10 tramos más peligrosos en las carreteras de España:

1. N-120 Lugo-Ourense

En esta carretera convencional de Galicia, entre el kilómetro 535,2 en Lugo y 549,5 en Ourense, han resultado heridas graves 11 personas en un total de 9 accidentes. Este tramo se caracteriza por una alta intensidad media diaria de tráfico.

2. N-260 Girona

Un total de 21 accidentes graves, con 2 fallecidos y 22 heridos graves es el resultado tras analizar 62,2 kilómetros del tramo de la N-260 comprendido entre el kilómetro 117,3 y 179,5.

3. N-330 Huesca

Entre el kilómetro 624,2 y 643 de esta carretera convencional de Huesca se han producido 7 accidentes con un fallecido y 6 heridos graves.

4. N-541 Pontevedra

Los 6 accidentes mortales y graves ocurridos en esta vía gallega, entre el kilómetro 75,2 y 87, provocaron un fallecido y 5 heridos graves.

5. N-642 Lugo

Desde el punto kilométrico 0 al 8,2, se han producido 3 accidentes con 3 heridos graves que sitúan este tramo como el más peligroso.

6. N-629 Burgos

Durante un tramo de unos 15 kilómetros –desde el kilómetro 33,7 al 48- se han contabilizado 5 accidentes con 2 fallecidos y 6 heridos graves.

7. N-234 Soria

Desde el punto kilométrico 398,2 al 408,4 se han producido 3 accidentes mortales y graves con el resultado de 3 fallecidos y 3 heridos graves.

8. N-122 Soria

También en la provincia de Soria encontramos este tramo de la N-122, que empieza en el kilómetro 95,8 y termina en el 103,6, en el que se han contabilizado 2 accidentes con 2 fallecidos y un herido grave.

9. N-630 Asturias

En un tramo de 20,5 kilómetros, entre los puntos kilométricos 66,6 y 87,1 en Asturias se han producido 9 accidentes graves con 1 muerto y en los que resultaron heridos de consideración 8 personas.

10. N-432 Badajoz

En Badajoz encontramos 10,7 kilómetros especialmente peligrosos para quienes conducen un vehículo. Desde el punto kilométrico 142,9 y 153,6 han ocurrido 3 accidentes en los que han muerto 3 personas y 3 han resultado heridas de gravedad.

 

Estos tramos peligrosos están incluidos en las bases de datos del avisador de radares Angel Driver F15 y el detector de radares Angel Driver F18 para alertar de su localización cuando pasemos por ellos y conduzcamos con mayor seguridad.

También te puede interesar: