En la pasada Semana Santa la DGT anunció que incrementaría su flota de medidores de velocidad con nuevos radares, sin embargo, poco después descubrimos que simplemente fue una estrategia para hacer saltar las alarmas entre los conductores porque la mayoría ni habían llegado a su destino, ni tan siquiera habían sido calibrados para su uso.

Poco a poco fuimos recibiendo noticias de que las diferentes agrupaciones de tráfico empezaban a recibir los nuevos radares y que todavía presentaban muchos fallos en su funcionamiento, además de que era fácil verlos en las carreteras.

Ahora en verano, con la operación de Tráfico puesta en marcha nos enteramos que la DGT no está tramitando las multas de los Veloláser.

De 85.000 multa de tramitadas, ni una sola procede de un Veloláser.

De 85.000 multas de tráfico tramitadas por el despacho de abogados Pyramind Consulting desde que se anunciara la entrada en funcionamiento los nuevos radares, ninguna es de un Veloláser.

Podría ser (mucha) casualidad que en tres meses de supuesta actividad no hubieran recibido ninguna notificación de sanción procedente de estos radares, pero finalmente se ha conseguido confirmar esta cuestión a través de un operador de radar de Tráfico.

Según esta fuente, los radares Veloláser funcionan y cazan los excesos de velocidad pero por causas que se desconocen las multas no se ejecutan.

Este mismo operador ha desvelado que los radares Veloláser no funcionan ni con lluvia ni cuando la temperatura exterior supera los 30 grados.

Esto explicaría, en parte, que el despacho de abogados no haya recibido multas de los Veloláser, ya que en las últimas semanas hemos pasado de la lluvia incesante al calor intenso. De ser cierto, supone una importante estacionalidad para los radares ya que solo serían efectivos en épocas y horas de poco calor.

Cabe recordar que los 60 mini-radares que adquirió la DGT costaron un total de 860.310 euros, es decir, 14.338 euros por unidad. A pesar de ser una gran inversión, se esperaba recuperar con las primeras 9.000 multas graves, una reversión que por el momento no se está materializando,

Pero esta no es la primera polémica en la que se han visto envueltos los nuevos radares. El pasado mes de marzo, la ONG Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas (IMU) denunció la ilegalidad de su colocación en los guardarraíles. Más tarde, la mencionada AUGC destapó que no operaron en Semana Santa y que, al menos por entonces, no estaban homologados.

 

No te pierdas las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: