Tras el verano más mortal en las carreteras españolas desde el año 2012, la DGT propone como solución bajar los límites de velocidad y aumentar el número de radares. Unas medidas que ya fueron desaprobadas por el Consejo de Estado y la Dirección General de Carreteras en 2014.

Según Pere Navarro, el modelo a imitar es el francés, que bajó la velocidad a 80 km/h y logró contener la accidentalidad. Por recaudación. Solo cuatro de los diez tramos más peligrosos tienen un radar colocado para prevenir los siniestros. El país galo también tiene casi 4.000 radares, frente a los 905 que hay en España.

Este es el cuarto mal año en el que aumentan los fallecidos en carreteras y por eso, adelantó que en el Reglamento general de Circulación y la nueva ley de Tráfico, que debe debatirse en el hemiciclo, podrían introducir sus dos novedades: aumentar la carga de cinemómetros, que obliguen a no pisar el acelerador, y bajar 10 km/h el máximo permitido en las vías secundarias.

Según un estudio de la empresa DVuelta, de defensa de los conductores, la colocación de radares no está planificado con la intención prioritaria de prevenir accidentes, ya que cuatro de los diez tramos más peligrosos de las carreteras españolas tienen un radar ubicado a tal efecto.

Los cuatro tramos se extraen al cruzar los datos de radares existentes y siniestralidad de acuerdo al último informe EuroRAP 2017. Son los que corresponden a:

• Nacional 120 en Lugo, entre los puntos kilométricos 535,2 al 549,5. El radar móvil cubre aquí el tramo que va del 534,960 al 549,110.
• N-541 de Pontevedra (entre los kilómetros 75,2 al 87);
• N-234 de Soria, con cinco radares móviles y fijos, que cubre el punto negro que comprende los puntos kilométricos 398,2 al 408,4.
• Dos cinemómetros móviles en la N-630 de Asturias, entre los kilómetros 66,6 y 87,1.

Con esta radiografía, pierde fuerza la idea de que los radares se instalan buscando la conducción más prudente, alertan varios expertos en seguridad vial.

Sin ir más lejos, la responsable de Tráfico de 2012 a 2016, María Seguí, disiente de la DGT al respecto de la necesidad de colocar más radares. La hoy consejera de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) advierte, además, del amaño en la comparativa de cinemómetros que ofreció Navarro. La DGT confrontó los 7.200 dispositivos que tienen las vías británicas con los 905 de España, pero olvidó que en esta cifra no se computan los radares que tienen los ayuntamientos, como Madrid. «En mi época había 750. En cinco años como directora no fuimos capaces de hacer que las autoridades municipales nos pasasen el dato de cuántos tienen, así que no sabemos con certeza cuántos hay instalados en el país».

«El de los radares es un tema sensible: hay que hacer una utilización inteligente de los radares y poner los justos y necesarios, donde hay exceso de velocidad. La población no es tonta y sabe que por pasarse 10 km/h en un punto donde el riesgo de accidente es nulo, ese radar solo persigue recaudar con las multas», apuntala Seguí.

 

Evita las multas de radar con Angel Driver, el avisador de radares más fiable del mercado. Además únete al Club Publipunto y descubre las  últimas novedades del motor en la selección Publipunto. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: