Los neumáticos son la única parte del vehículo en contacto directo con la carretera, por lo que es fundamental que se encuentre en óptimas condiciones y tengan la presión correcta. De hecho, la presión de los neumáticos del coche influye en la estabilidad y el frenado, poniendo en peligro la estabilidad del vehículo y la seguridad de los ocupantes del vehículo.

Según la DGT, se estima que el 60% de los accidentes están provocados por fallos mecánicos del coche que se deben a los neumáticos, ya sea por un pinchazo, reventón o simplemente un desgaste.

Además, cuando la presión de los neumáticos del coche supera más de 1 bar la recomendada por el fabricante, la goma empieza a desgastarse rápidamente, aumentando la probabilidad de un posible reventón.

El desgaste de los neumáticos se aprecia en los flancos de la rodadura, lo cual afecta a la adherencia y suspensión del vehículo.

Además si la presión de inflado es insuficiente puede acortar la vida útil de un neumático hasta un 20% y aumenta el consumo de carburante. Se estima que conducir con 1 bar de presión adicional puede incrementar hasta en un 6% el gasto de combustible.

Revisar bien las presiones de los neumáticos es fundamental para tu seguridad.

Normalmente la presión de los neumáticos hay que revisarla una vez al mes, con más frecuencia si vives en una zona donde hay cambios bruscos de temperatura. Además hay que tener en cuenta que se pierde presión con el paso del tiempo, aunque las condiciones sean perfectas. Como media se pierde unos 0,69 bar al mes, más si hace mucho calor.

Cuando compruebes la presión de tus neumáticos tienes que hacerlo en frío, ya que si la verificas cuando están los neumáticos calientes la medición no será fiable. Puedes disponer de un manómetro en casa o utilizar el de la gasolinera más cercana, pero intenta no recorrer más de 5 kilómetros o espera un rato a que se enfríen.

También tienes que saber que la medición de un manómetro de gasolinera no es 100% fiable, ya que se encuentran a la intemperie y son manipulados por muchos conductores, por eso se recomienda ir a un taller especializado en neumáticos. Por otro lado, los vehículos más modernos cuentan con un sistema que detecta la presión de los neumáticos y avisan si no es la correcta.

Para cada vehículo se recomienda una presión distinta de los neumáticos. Este dato se encuentra en el manual del vehículo y en una pegatina adhesiva que suele estar en la tapa del depósito del combustible o en l montante de la puerta del conductor. Normalmente se indican dos presiones, una para condiciones normales y otra para cuando circulamos cargados, con todos los ocupantes y el maletero lleno.

¿A qué peligros estamos expuestos si la presión no es la recomendada?

  • Pérdida de adherencia de los neumáticos con el asfalto.
  • Difícil control de las reacciones del vehículo, especialmente al trazar curvas.
  • Aumento de la distancia de frenado.
  • Riesgo de sufrir aquaplaning.
  • Incremento de las posibilidades de experimentar un reventón de un neumático.
  • Desgaste prematuro e irregular de los neumáticos.
  • Aumento del consumo de combustible.
  • Averías de otros componentes de vehículo no relacionados con los neumáticos debido a la mala ´pisada´ del coche.

 

Conduce de forma segura y realiza habitualmente un mantenimiento adecuado de tu vehículo. Además evita que te frían a multas conociendo donde están situados todos los radares fijos. ¡Evita que te frían a multas con Angel Driver! La comunidad Angel Driver actualiza continuamente la base de datos para que sus usuarios puedan actualizarlo todos los meses de forma gratuita. Además no te pierdas las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: