Las rotondas están creadas para mejorar la fluidez en las intersecciones, pero en algunos casos, son fuente de conflictos por la negligencia de algunos conductores al abordarlas. A la vista de las irregularidades que se aprecian, vamos a contaros los errores más comunes que se producen y que aumentan el riesgo de colisión entre los vehículos. Estos son algunos de ellos:

  • Maniobras peligrosas

Las rotondas no deben utilizarse para realizar maniobras para las que no se  han concebido. La más frecuente es la de aprovechar el ensanchamiento de la calzada para realizar adelantamientos a su entrada o salida. El resto de conductores no lo esperan y el riesgo de accidente se eleva.

  • Prioridad

La prioridad en una rotonda está en el vehículo que va por delante y dentro de ella. No se aplica la norma general de priorizar el tráfico que llega por la derecha como en el resto de intersecciones (salvo que se indique lo contrario).

De igual manera, es fundamentar calcular la velocidad y posición del automóvil prioritario para no cortar su trayectoria, por lo que no hay que realizar incorporaciones precipitadas, y si es necesario, hay que esperar a que otros vehículos rebasen nuestra posición y esperar.

  • Uso de los carriles

Dependiendo de la dirección que se vaya a tomar, se debe ocupar uno u otro carril (cuando existan más de uno). Lo aconsejable es utilizar siempre el carril exterior para girar a la derecha o seguir de frente, recurriendo al interior para hacer un cambio de sentido o ir hacia la izquierda. En cualquier caso, la salida se debe producir inevitablemente desde el carril exterior, ocupando la posición correspondiente antes de realizar la maniobra, sin cruzar de uno a otro en el último instante.

  • Vehículos especiales

Los vehículos de grandes dimensiones como un camión tienen menor visibilidad lateral, por eso hay que aumentar las precauciones para evitar el riesgo de accidente.

  • Visibilidad

Buscar la máxima visibilidad es esencial  para entender el flujo de la circulación y evitar sorpresas que se salden con un accidente. Es cierto que a veces los obstáculos fijos que hay en la glorietas (desde monumentos a vegetación) no ayudan demasiado, lo que no significa que el conductor deje de esmerarse en buscar una panorámica más amplia.

  • Intermitentes

Los indicadores de dirección son esenciales en las rotondas para que el resto de conductores conozcan las intenciones de los vehículos que circulan por ellas y en qué momento van a tomar una salida. Por eso se debe activar el intermitente derecho con suficiente antelación y facilitando que otros automóviles puedan acceder al flujo circulatorio en el instante preciso y sin peligro. El intermitente izquierdo no es necesario mantenerlo activado mientras se hacen cambios de carril dentro de la misma.

  • Rectificar

Las rotondas nos permiten rectificar una maniobra peligrosa o rectificar un error en la dirección, por eso no pasa nada si tenemos que dar una vuelta más para coger la vía correcta..

  • Empatía

La amabilidad y la colaboración al volante siempre es fundamental, por eso en una rotonda hay que facilitar las cosas a los demás conductores, respetar las distancias, señalizar los cambios de dirección, evitar aceleraciones innecesarias, y en definitiva, mantener una actitud cívica para evitar el riesgo de colisión. Una pizca de empatía con los demás siempre viene bien…

 

Descubre en Publipunto.com diferentes accesorios para moto y únete al Club Publipunto para estar al día de las últimas novedades del motor en la Selección Publipunto. Te esperan los mejores precios, gastos de envío gratis a partir de 100 euros y puntos descuento para próximas compras.

También te puede interesar: