El primer radar de tramo que instaló la DGT fue en el túnel de Guadarrama, en la A-6 entre Madrid y Segovia, en diciembre de 2010, aunque no en empezó a funcionar hasta febrero de 2011. A partir de aquí se fueron extendiendo y actualmente ya hay medio centenar en funcionamiento por todo el país. Estos cinemómetros son muy efectivos para el control de la velocidad en las carreteras españolas, pero ¿sabes en qué se diferencia de los cinemómetros fijos?

Hay que tener en cuenta que estos dispositivos no miden la velocidad en un punto concreto de la vía sino que calculan la media en el tramo que se encuentra afectado. Es decir, no sirve de nada ajustar la velocidad en el momento justo de pasar por el radar, es necesario mantener el promedio legal durante un recorrido definido por una cámara de infrarrojos a la entrada y otra a la salida.

Las cámaras se encargan de grabar las matrículas de los vehículos que pasan por el punto de inicio del tramo y realizan la misma operación al finaliza. Un sistema informático es capaz de calcular inmediatamente el tiempo empleado en recorrer esa distancia y obtener así la velocidad media del vehículo. Si se comprueba que ha sido superior a la permitida, el sistema remite ambas imágenes (entrada y salida) al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de la DGT, para que tramite la multa y se envíe por correo postal al titular del automóvil, que tiene la oportunidad de identificar al conductor que ha cometido la infracción.

Los radares de tramo abarcan todos los carriles de la calzada en caso de haber más de uno, puesto que también están ubicados en autovías o autopistas. Es así como pueden captar a los vehículos aunque cambien de carril desde la entrada hasta la salida del sector vigilado. Las cámaras utilizadas para la lectura de matrícula, mediante sistema de reconocimiento de caracteres, integran tecnología infrarroja, con lo que no se ven afectadas por condiciones de baja visibilidad o luminosidad, funcionando así igualmente de noche.

Estas cámaras de visión artificial infrarrojas permiten captar una infracción aunque el ojo humano no la detecte. Las cámaras están sincronizadas por fibra óptica y a través de satélite para que sus relojes marquen la misma hora. Con los datos almacenados, un ordenador registran el momento en que cada uno de ellos entra y sale del túnel, así como su matrícula, y comprueba los tiempos que cada vehículo ha tardado en cruzar el túnel para calcular su velocidad media.

Actualmente los radares de tramo alcanzan ya las 53 unidades repartidas por el territorio nacional -a excepción de Cataluña y País Vasco, con las competencias transferidas-, según el informe publicado por Tráfico en su propia página web, controlan la velocidad en segmentos de carretera de varios kilómetros y no en puntos kilométricos concretos tal y como hacen los radares fijos.

¿A qué velocidad se puede circular?

La DGT recuerda que la velocidad genérica máxima para turismos y motos en autopistas y autovías es de 120 km/h. En carreteras secundarias, dicha velocidad es de 100 km/h o de 90 km/h en función de la anchura del arcén y en vías urbanas la velocidad genérica es de 50 km/h. Para furgonetas, camiones y autobuses, la velocidad máxima es inferior.

Por tanto, y teniendo en cuenta estas velocidades, establecidas en el Reglamento General de Circulación, los conductores que las incumplan estarán cometiendo una infracción grave o muy grave, sancionada con multa de 100 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos, dependiendo del exceso de velocidad cometido.

En el caso de que el exceso de velocidad fuera superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, el Código Penal lo tipifica como delito y es castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

En Publipunto.com tenemos localizados todos los radares de tramo y aparecen registrados en la base de datos de avisadores y derectores de radar de Angel Driver. Descarga ahora la última actualización totalmente gratuita y evita que te frían a multas estas vacaciones.

Aprovecha las últimas novedades del motor en la selección Publipunto y en Angel Driver. Te esperan los mejores precios y envíos gratis a partir de 100€. Forma parte del Club Publipunto y comienza a acumular puntos y ventajas.

También te puede interesar: