¡Si! Ese en el que estás pensando… porque seguro que es el mismo que el tuyo, puede que no tenga el mismo nombre, pero si que le llamamos igual o al menos con el mismo significado: PAPÁ.

Seguir leyendo