Con el ritmo de vida al que estamos sometidos es normal que no podamos controlar en muchas ocasiones el sueño. Y es que las alteraciones de nuestro día a día repercuten directamente en nuestra capacidad de concentración , y con ello, las posibilidades de relajarnos durante la noche.

Seguir leyendo