Los usuarios de motocicletas son los más vulnerables en las vías, ya que no disponen de una carrocería que les proteja en caso de accidente y porque son vehículos pequeños y poco visibles para el resto de conductores. La inestabilidad de estos vehículos de dos ruedas aumenta el riesgo de caída, una situación que se incrementa en invierno cuando las condiciones climatológicas no acompañan.

Seguir leyendo