Si vas a viajar con tu mascota en el coche debes cuidar del confort y seguridad de la mascota con ciertas medidas de precaución para evitar accidentes.

6 de cada 10 familias tienen una mascota, y cuando llegan las vacaciones de verano, o en escapadas de fin de semana, tienen que viajar con ella. Dependiendo del medio de transporte hay que cumplir unas condicione u otras, pero si el viaje es en coche privado debes cuidar el confort y seguridad para mantenerla tranquila durante el viaje y evitar que interfiera con el conductor y su campo de visión.

Viajar con mascotas en el coche puede distraer al conductor, ocasionarle dificultades en su visibilidad o incluso exponerle a un accidente. Para garantizar su seguridad y la del resto de pasajeros y mascota existen varios sistemas que permiten llevarla dentro del coche de forma segura y tranquila. La elección de estos mecanismos depende del tamaño del animal, la frecuencia con la que viaja y el número ellos.

Las distracciones son la causa del 30 % de los accidentes y según informa la DGT el 51% de los conductores ha sufrido una situación de riesgo por culpa de un animal, por ello obligan a que el animal no vaya suelto en el coche o en el asiento delantero.

Lo que dice la Legislación:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial hace algunas consideraciones que pueden ser aplicadas en el caso de transporte de animales de compañía. Indica que los agentes encargados de la vigilancia del tráfico podrán ordenar la inmovilización inmediata de vehículos en caso de que las posibilidades de movimiento y el campo de visión del conductor del vehículo resulten peligrosamente reducidas, por el número o posición de los pasajeros o por la colocación de los objetos trasportados.

Recomendaciones de seguridad:

Si vas a viajar con una mascota en el coche, por corto que sea el recorrido, tendrás que llevarlo debidamente atado con el cinturón de seguridad, en los asientos traseros del coche para evitar que se desplace a la zona delantera. Es importante que el animal, sea del tamaño que sea, vaya atado al cinturón con un arnés, nunca con un collar, puesto que en un pequeño golpe podría suponer graves daños en el cuello y las cervicales del animal.

mascota_arnes-150x150

ARNÉS: Es una corra que se engancha al arnés del perro y, por otro lado al broche del cinturón de seguridad. En colisiones a poca velocidad son eficaces

Si los viajes con tu mascota son muy habituales o largos, otra opción es colocar una rejilla homologada que separe la parte trasera de la delantera, pero ten en cuenta que en caso de colisión, la rejilla no impedirá que el animal se lleve un buen golpe.

mascota_barra-150x150

BARRAS: Se adaptan a la altura y anchura del coche, impidiendo que el animal pase a la zona de los pasajeros. Fáciles de instalar y retienen mejor al animal. A veces no aguantan el empuje de un perro grande.

mascota_reja-150x150

REJAS: Hechas a medida, se realizan para retener cualquier tipo de carga, pero actúan perfectamente en el caso de los animales.

Si tienes un gato o un animal más pequeño, puedes llevarlo en un transportín para mascotas. Este dispositivo es muy útil cuando viajas en cualquier medio de transporte. Sólo sirve para animales pequeños o medianos. La forma más sencilla es colocar el transportín en el suelo de los asientos traseros del coche, detrás del asiento del copiloto o conductor, y dispuesto de forma que la ventanilla del transportín esté colocada mirando a los laterales.

1_6

Para transportar perros más grandes puedes usar una jaula, éste sistema es como el transportín pero sólo se puede usar en el coche.

Para elegir el sistema de sujeción seguro, opta por los que han demostrado su eficacia en ensayos de choque o que están homologados mediante normas europeas. Según la talla o el peso del animal se pueden poner diferentes sistemas de retención para mascotas.

Después de elegir el mejor sistema de seguridad para la mascota, es importante que tengas en cuenta otros consejos prácticos que garantizarán el viaje más cómodo para tu mascota.

Recomendaciones prácticas:

No se recomienda dar de comer al animal justo antes de salir de viaje, ya que muchos se marean y es fácil que acabe vomitando en la primera curva.

Existen pastillas para evitar mareos y también tranquilizantes. Los veterinarios recomiendan que viajen en ayunas.

Para que el animal se sienta cómodo dentro del vehículo, una idea es llevar alguno de sus juguetes con él, ya que hará que se sienta como en casa. Además no puedes olvidar llevarle agua, comida y sus medicinas en caso de que tenga algún tratamiento.

No dejes encerrado a tu mascota en el coche, se recomienda parar y descansar cada dos horas ya que los animales también lo necesitan. Cuando pares, deja que tu mascota salga, coma, beba agua y de un paseo. Sobre todo si viajas durante el verano, es importante para evitar golpes de calor.

Durante el viaje, evita que el animal saque la cabeza por la ventanilla, ya que puede ser peligroso para el animal y las personas que hay en el interior.

Aunque no lo parezca, los viajes causan a las mascotas ansiedad, nerviosismo e incluso fatiga. Cuando lo observes babear, es momento de hacer una parada para que beba agua y tome un poco de aire.

Durante el viaje, tu mascota puede soltar mucho pelo debido al estrés o al calor. Para cuidar la tapicería, puedes poner mantas o toallas en el asiento y que tu mascota se ponga encima. También puedes aspirar el asiento al finalizar el viaje con una aspiradora de viaje.

Y lo que, desde luego, nunca deberías hacer es dejar a tu mascota dentro de un coche con las ventanas cerradas o un poco abiertas, sobre todo cuando hace calor, ya que el golpe de calor es muy peligroso, incluso mortal en menos de media hora.

Multas:

Las multas por viajar con una mascota de manera inadecuada puede ascender hasta los 100 euros.

El estudio subraya que un perro suelto en los asientos traseros, en caso de colisión frontal, supone el mismo peligro para los ocupantes delanteros que un pasajero de los asientos traseros sin cinturón. El riesgo de que el ocupante del asiento delantero sufra lesiones se multiplica por dos. En una colisión frontal, la deceleración que se produce multiplica el peso fácilmente por 30 respecto a su valor original. Un perro de unos 20 kilos de peso golpearía contra el asiento delantero con una fuerza equivalente a un objeto de 600 kilos.

También te puede interesar: