El exceso de velocidad es uno de los problemas que a DGT se ha propuesto minimizar en las campañas de seguridad vial que ha llevado a cabo a lo largo del verano. Los datos no son nada desdeñables: en el año 2014, un 16% de los accidentes en carretera tenían la velocidad como factor concurrente, y más de 7.000 vidas se perdieron por circular más rápido de lo permitido.

Se trata, como vemos, de una lacra que, aunque ha mejorado en los últimos tiempos gracias a las campañas de sensibilización y a la información a conductores, además de por las sanciones, aún está presente. Por eso la DGT ha querido implementar sus acciones durante la época estival, una temporada donde los trayectos en carretera se multiplican ya sean de largo o corto recorrido. No hay que olvidar que 8 de cada 10 fallecidos se producen en siniestros en carreteras convencionales.

Por una parte, y como era evidente, se intensificaron los controles de vigilancia en carretera para verificar que los vehículos respetaban los límites establecidos. Los radares son un buen recurso en este sentido, y la presencia de los seis Pegasus de los que disponemos en nuestro país, seguro que ha sido efectiva para ahuyentar a los amantes de las altas velocidades.

En el caso de la campaña divulgativa, Tráfico ha mantenido la ya iniciada de los objetos más caros del mundo, es decir, esa que muestra cómo pequeñas acciones con objetos cotidianos pueden costarnos la vida.  “Porque cambiar una canción mientras conduces puede producir consecuencias importantes para todos” es la frase con la que se ha pretendido llegar al usuario. Ya no hablamos sólo de la distracción que se produce cuando realizamos una acción que nos aparta los ojos del volante, sino del aumento de la velocidad que realizamos sin darnos cuenta. La campaña se ha podido ver tanto en televisión como en redes sociales, además de estar presente en emisoras de radio y medios impresos.

Es preciso que la sociedad española se conciencie acerca de la siniestralidad que se produce como consecuencia del exceso de velocidad. Según afirma un estudio denominado “El por qué de los radares: efectividad de los radares como medida de control de velocidad”, elaborado por el Grupo de Investigación Facthum.lab de la Universidad de Valencia, “la velocidad “la velocidad excesiva reduce el tiempo de reacción, dificulta el control del vehículo y la rectificación de la trayectoria, aumenta la agresividad y el estrés del conductor y altera el funcionamiento sensorial (disminuyendo el campo visual) y el fisiológico (aumentando el nivel de fatiga)”.

Dentro de las acciones llevadas a cabo por la DGT, cabe destacar la colaboración de ASPAYM, la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos, cuyos integrantes se han prestado a ofrecer su testimonio a conductores con el vehículo retenido. Su presencia in situ, con su experiencia y la lesión con la que han quedado marcados de por vida, ha pretendido ser un impacto que disuada a los conductores a la hora de pisar el acelerador.

No podemos obviar el hecho de que España es uno de los países europeos donde más nos saltamos los límites de velocidad. También pertenecemos al grupo de cinco países que tienen limitadas algunas carreteras a 100km/h, mientras que en el resto de estados no se puede pasar de 90km, 80km e incluso 74km. En nuestro país, la velocidad genérica máxima para turismos y motos en autopistas y autovías sigue siendo 120 km/h. En carreteras secundarias, de100 km/h o 90 km/h en función de la anchura del arcén y en vías urbanas dicha velocidad genérica es de 50 km/h. Para furgonetas, camiones y autobuses, la velocidad máxima para cada tipo de carretera por la que se circule es inferior.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde este tipo de radares está cerca. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares F18 para evitar sus multas. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: