La cavitación se ha posicionado como uno de los métodos de remodelación corporal no quirúrgico más popular entre la población. La facilidad de su aplicación, lo indoloro del proceso y, sobre todo, los efectos que proporciona, han hecho que miles de personas lo elijan como opción para eliminar la grasa acumulada.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de cavitación? Se trata de un tratamiento que consiste en la generación de microburbujas que eliminan la grasa localizada por medio de su implosión. Se trata de una técnica estética que  destruye las células adiposas y convierte esa grasa en líquidos que se eliminaran por medio del a orina o por medio del sistema linfático.

La cavitación se ha posicionado como uno de los tratamientos de referencia en la destrucción de estas células adiposas que ni con dieta ni con ejercicio se pueden erradicar, pero con la tranquilidad de no tener que pasar por quirófano para ello. Se trata de una técnica ambulatoria que se practica sin necesidad de anestesia y tras la cual el paciente puede irse por su propio pie, sin problema alguno.

Dentro de este tratamiento, encontramos diversas formas de aplicarlo. La cavitación más conocida es la llamada cavitación estable, una alternativa muy recomendable a la liposucción. Gracias a ella se pueden eliminar los depósitos de grasa y la celulitis de forma cómoda y mucho más económica que cualquier intervención, obteniendo unos resultados muy parecidos.

Otra modalidad es la doble cavitación, caracterizada por el uso de dos ondas con distinta frecuencia aplicadas al cuerpo del paciente. Como la intensidad que se aplica sobre la piel es más alta, los resultados son más visibles y en menor tiempo. Por último, destacamos la ultracavitación que emplea ultrasonidos de baja frecuencia para romper los tejidos grasos.

Cada sesión tiene una duración que va de entre 30 y 45 minutos. En cada una de ellas sólo se podrá tratar un área del cuerpo, así que el paciente deberá elegir entre los glúteos, el abdomen, las piernas, la cara interna de los brazos… Lo cierto es que para ver los resultados se necesitan un mínimo de 6 sesiones, aunque cada persona es distinta y algunos los notaran antes que otros. Eso sí, en cualquiera de los casos el paciente deberá beber mucho líquido una vez aplicada la cavitación ya que de esa manea drenaremos de forma más rápida la grasa que se nos haya eliminado.

La evolución tecnológica ha permitido que ahora podamos aplicarnos las ondas de ultrasonido en nuestra propia casa gracias a productos como Cel-cavit. Se trata de un sistema de cavitación portátil muy efectivo que podemos usar nosotros mismos desde casa, obteniendo los resultados más profesionales de la cavitación. Cel-cavit permite disolver la grasa localizada para remodelar nuestro cuerpo y terminar con los cúmulos adiposos que tanto estropean nuestra figura. ¡Todo desde casa y de la forma más manejable!

Los visibles resultados de la cavitación tendrán la duración que el paciente logre prolongar con su comportamiento. Después del tratamiento, hay que cuidarse para que la grasa no vuelva a instalarse en nuestro cuerpo. Si hace ejercicio y sigue una dieta sana, la grasa eliminada tardará mucho más en reaparecer, si es que lo hace.

Modela tu cuerpo con garantías desde casa a precios irresistibles. Descubre en Publipunto más artículos que mejoran tu salud y bienestar además de conseguir puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos con gastos de envío gratispara pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: