No hay nada más molesto que un parabrisas sucio, y si además de estar sucio llueve, la pasta que se genera nos limita la visibilidad y pone en riesgo nuestra seguridad. Las refracciones de la luz sobre la suciedad o las gotas de agua hacen que conducir sea un auténtico riesgo.

Seguir leyendo