Mantener el sistema de frenos en condiciones adecuadas es fundamental por tu seguridad y la del resto de vehículos de la vía. Su condición influye en la potencia de frenado y la distancia de frenado. Cuanto menor sea, mejor, pero también influyen otros elementos como los neumáticos, la presión, los amortiguadores y la suspensión, el estado del arcén, la carga que lleve el vehículo… y la capacidad de reacción del conductor.

Seguir leyendo