Cuando circulamos a más velocidad necesitamos más metros para frenar, ya que en el tiempo de reacción (más o menos 1-1,5 segundos) recorremos más metros. Por esto es tan importante mantener la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede.

La distancia para detener a un vehículo consta de dos tiempos: el tiempo que tarda el conductor del vehículo en reaccionar y darse cuenta de que tiene que frenar (tiempo de reacción) que es entre 1 y 1,5 segundos. Durante este tiempo el coche circula a la misma velocidad. Y el tiempo en el que el sistema de frenado necesita para detener el vehículo (distancia de frenado).

Seguir leyendo