Las carreteras secundarias son las más peligrosas de toda la red de carreteras españolas porque es en ellas donde más muertes de tráfico se producen. Según las estadísticas, dos de cada tres fallecidos que se producen en las carreteras interurbanas se producen en estas vías o en vías convencionales. Además hay que tener en cuenta que en caso de accidente, las lesiones serán más graves e influye también la antigüedad del vehículo.

Seguir leyendo