¿Tú también eres de los que acaba con dolor de espalda cada vez que le toca conducir? Tranquilo, no estás solo. De hecho, ocho de cada diez españoles padece dolores lumbares cuando abandona su vehículo.  Para minimizar al máximo esta afectación, lo mejor es adquirir una serie de hábitos que aliviarán en gran medida nuestros desplazamientos al volante.

Hay que tener en cuenta que cuando conducimos hay factores de fuera del vehículo que influyen en nuestros músculos. La tensión y los nervios que podemos pasar en mitad de un atasco o por culpa de un conductor imprudente, acaban por pasar factura.

Lo primero que debes ajustar de forma correcta es el asiento. Es un error reclinar el respaldo en exceso ya que la inclinación idónea es entre 15 y 25 grados. También hay que tener en cuenta que desde la parte superior del asiento tiene que haber alrededor de 30cm hasta el suelo. Sabremos que estamos bien colocados si podemos apretar el embrague y el freno a fondo sin tener que mover el cuerpo.

El siguiente paso es el de colocar bien el volante. Las muñecas deben coincidir con el esférico sin necesidad de separar el tronco del asiento. Por suerte, la mayoría de volantes son ajustables tanto en altura como en profundidad, con lo que hallar la posición adecuada será mucho más fácil. Por lo que se refiere al cinturón de seguridad, éste no debe ir ni muy apretado ni tampoco flojo

El reposacabezas tiene que estar o a la altura de los ojos o a la de las orejas de manera que proteja nuestra nuca para evitar lesiones cervicales en caso de accidente. Los espejos retrovisores también deben estar bien situados, tanto los de dentro como los de fuera. Es esencial que lo único que debamos mover para verlos sean los ojos. Si también tenemos que mover el cuerpo es que estamos haciendo algo mal.

¿Qué podemos hacer para minimizar el dolor de nuestra espalda? Si el trayecto es largo, se recomienda ir parando cada dos horas para salir del coche y estirar las piernas. Destensionarnos nos ayudará a reemprender la marcha en mejor estado. El calzado que llevemos puesto también jugará un papel importante, así que lo mejor es dejar las chanclas en casa y calzar unos zapatos cómodos.

Una ayuda extra con la que podemos contar es con los cojines para la zona lumbar. El Cojín Lumbar Respaldín ayuda a corregir y proporciona el apoyo correcto en la base de la columna. Los especialistas lo recomiendan para personas que pasan mucho tiempo sentadas, ya sea en una oficina o al volante. Su diseño tiene la finalidad de ofrecer firmeza, comodidad y alivio a todas aquellas personas que padecen de dolores en la zona lumbar.

Consigue tu cojín lumbar Respaldín en Publipunto y aproveche los gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100 euros. Acumule puntos descuentos por sus compras realizadas en la web a través del Club Publipuntoinfórmese aquí.

También le puede interesar: