Con 83 millones de desplazamientos previstos en las carreteras españolas durante estas vacaciones de verano, el dato resulta preocupante, ya que 14,4 millones de conductores admiten que se resisten y no se detienen cuando tienen sueño en sus desplazamientos.

Calor, rectas interminables, cientos de kilómetros recorridos y muchas ganas de llegar a nuestro destino no hacen escapar los efectos: parpadeo excesivo, fuerte relajación, bostezos, cabezadas… Este problema es uno de los más graves y comunes al volante durante los desplazamientos veraniegos.

En España, se estima que la somnolencia ha costado la vida a más de 800 millones de personas en los últimos 5 años, y en caso de tener un accidente, el riesgo se multiplica por 2.

Quizás por exceso de confianza, pero el 55% de los conductores admiten que se resisten y que fuerzan al máximo para no detenerse cuando tienen sueño en sus desplazamientos vacacionales. Además, 17 millones de automovilistas en nuestro país reconocen que han sufrido somnolencia al volante alguna vez, de los cuales, 8,1 millones han tenido microsueños mientras conducían y 1,4 millones de conductores españoles reconocen haber tenido un accidente por culpa de haberse quedado dormidos al volante, de los cuales, casi 800.000 fueron graves o muy graves.

Las campañas de concienciación no funcionan ya que pese a las recomendaciones de la DGT sobre descanso, el 55% de los conductores afirma que no paran a descansar y que más de 8 millones de personas confiesan haber tenido “microsueños” al volante.

Las campañas de concienciación que realizan las Administraciones parecen que no son muy efectivas ya que recomiendan parar entre 20 o 30 minutos cada 2 horas o 200 kilómetros y alrededor de 13 millones de conductores no siguen las recomendaciones.

Otro dato que nos preocupa es que casi 11 millones de conductores no leen los prospectos de los medicamentos para comprobar los efectos secundarios en la conducción.

Se estima que 10,8 millones de conductores no leen los prospectos de los medicamentos para informarse de los efectos secundarios que generan sobre la seguridad al volante.

Lo más llamativo es que el 77% de los conductores saben que la somnolencia es tan o más peligrosa como el alcohol.

Según el estudio de la Fundación Linea Directa, en sólo 5 años se han producido 20.600 accidentes y alrededor de 800 personas han perdido la vida como consecuencia del sueño. Además, 3.300 personas habrían resultado heridas de gravedad y otras 24.000, heridas leves.

Estos accidentes en su mayoría se producen en la madrugada del sábado al domingo, en vacaciones (mes de julio), por salida de vía y en carreteras interurbanas. Además, los vehículos no suelen ser especialmente antiguos (de 3 a 10 años) y los suele conducir un hombre joven de 21 a 30 años, aunque se da en todas las edades.

Las comunidades en las que se producen más accidentes por somnolencia son las dos Castillas y Baleares.

El mapa de accidentalidad por somnolencia según comunidades autónomas indica que las regiones con más accidentes por somnolencia se producen en Castilla y León, Castilla-La Mancha, y Baleares.  En el extremo opuesto se encuentran Murcia, Madrid y Navarra, con tasas muy inferiores a la media nacional.

Algunos cambios legislativos que muchos conductores son partidarios para evitar el riesgo de somnolencia en la conducción serían limitar la movilidad de todos los vehículos en horario nocturno, prohibir circular por la noche a los vehículos pesados en cualquier circunstancia.

Evita las multas y conduce con seguridad con los avisadores de radarAngel Driver. Te avisará de todos los radares que hay en ciudad y carretera para que no te pillen de improviso. Descubre todos los radares en farolas, pórticos, multidireccionales, de tramo, semáforo y muchos más. ¡Evita que te metan la mano en el bolsillo!

También te puede interesar: