A día de hoy, la innovación es la clave en muchos sectores. Diferenciarse del resto y presentar productos nuevos, que sorprendan al personal, es la mejor estrategia para captar la atención de público a quien nos dirigimos.

Esta premisa es aplicable a todos los ámbitos, incluido el de la repostería. En los últimos tiempos se ha extendido la costumbre de elaborar de forma casera los postres más apetecibles que podamos imaginar: tartas, cookies, muffins, pastas…y cake pops.

Para los que no hayan oído el término aún, los cake pops son una de las formas más divertidas de comer dulce. Se trata de un pedazo de tarta que se come de un solo bocado y cuyo origen se sitúa en Estados Unidos. De hecho, los primeros indicios de cake pops se encuentran en el año 2007 bajo la autoría de Angie Dudley, quien publicó en su blog la receta de estos pastelitos. El éxito que tuvo el artículo fue tan fuerte que la idea se extendió como la pólvora.

Su aspecto puede ser muy diverso aunque la forma en la que se encuentran en la mayoría de establecimientos es como si de un chupa chups se tratara: la esfera del dulce pegada a un palo. A día de hoy podemos adquirir los cake pops en cadenas de alimentación estadounidenses, aunque cada vez más se están empezando a vender en pastelerías tradicionales. También se emplean en celebraciones como bodas, bautizos y comuniones, ya que el potencial de su sabor se mezcla con su bonito aspecto, ideal como ornamentación.

¿Te atreves a hacer cake pops en tu propia casa? ¡Ahora es más sencillo que nunca gracias a la máquina de hacer cake pops! Un utensilio de cocina que te va a permitir elaborar los postres más buenos y llamativos que has visto hasta el momento. ¡De una forma más que fácil! Además, a penas ocupa espacio así que podrás almacenarlo junto con otros instrumentos de cocina de forma sencilla.

Se trata de una especie de sandwichera, de forma circular, que contiene 12 espacios donde colocar la masa del cake pop. Su recubrimiento es antiadherente para evitar que se pegue el producto, y la tapa de la máquina es con bloqueo.  Puedes situar esta máquina en cualquier espacio de tu cocina porque sus pies antideslizantes la fijarán en la superficie a la perfección.

Esta máquina de cake pops dispone, además, de 50 palillos para elaborar tus dulces, e incluye un libro con las mejores ideas y recetas para este postre tan singular. ¡No te cansarás de innovar! Con chocolate, con mascarpone, con galleta machacada, adornados con pedacitos de dulce… ¡Hay tantas posibilidades y tanto colorido a añadir que te lo pasarás en grande preparándolos!

Sorprende a tus hijos con estos bonitos pastelitos que tan atractivos resultan para los niños. De forma rápida, sin manchar, sin necesidad de estar esperando a que se caliente el horno o yendo con cuidado de que la masa no se baje. ¡Los cake pops son una gran opción! En cuanto los pruebes, no podrás dejar de hacerlos. ¡Están riquísimos!