En tiempos antiguos los niños no podían optar a tener tantos juegos como los de la actualidad. En la era tecnológica, los más pequeños de casa no saben vivir sin videoconsolas y ni se imaginan un mundo sin la existencia de la electrónica. No obstante, hace unos años el entretenimiento infantil pasaba por jugar a la pelota, con trenes y caballitos de madera, y con suerte con alguna (única) muñeca. Sin embargo, los tiempos han cambiado y los peques de hoy en día no se divierten con los mismos juguetes que los de antes. Pero con el producto que presentamos se ha conseguido aunar pasado y presente en un solo producto. Se trata de Curriland, los peluches interactivos que se mueven gracias a los avances tecnológicos.

A día de hoy la oferta es tan extensa que cada año nuestros hijos acumulan más y más juguetes, algunos de los cuales son usados a principio y luego guardados en un armario. Pocas cosas hay que logren sorprenderlos pero, ¿qué tal si optamos por ofrecerles un regalo en que la tradición de un peluche se mezcle con la tecnología de los reproductores musicales?

Eso es precisamente lo que ofrece Curriland con su diversidad de peluches, unos muñecos interactivos que reproducen el sonido de un mp3 o de un móvil y bailan. Curro el Perro, Lucrecia la Rana y Pachi el Mono se convertirán en los mejores compañeros de nuestros niños siendo no sólo un juguete estático sino un peluchito con el que poder interactuar.

Estos juguetes también reciben el nombre de Plushpals. Se pueden conectar con cualquier teléfono móvil por medio del conector de los auriculares. Cuando queramos que el muñeco se mueva, hay que poner el sonido del móvil en altavoz para que así los sensores del peluche lo reciban. Si lo que reproducimos es un vídeo de alguien hablando, ¡parecerá que nuestro peluche hable! Como si fuesen de verdad, tanto el perro, como la rana como el mono serán como nuestras mascotas.

Los Plushpals también funcionan con altavoces de mp3, así que podremos hacer que nuestros niños se diviertan bailando en compañía de sus muñecos. Para que los productos funcionen solo hacen falta 3 pilas AA.

Consigue que tus pequeños se separen de las tablets y los videojuegos enseñándoles a utilizar la imaginación para jugar con sus peluches. Además de un juguete, tendrán a un nuevo amigo con el que interactuar por medio de la música o de diálogos grabados. Un entretenimiento que hará que nuestros niños no se sientan solos jamás.

También te puede interesar: