Las multas de tráfico suponen una impresionante fuente de ingresos para la DGT. Nada menos que 400 millones de euros es lo que le pagan los conductores al año por diversos tipos de sanciones al volante, aunque podrían ser muchos más si no hubiese personas que recurrieran dichas multas. Porque, en efecto, si una penalización es injusta por el motivo que sea, siempre nos queda recurrir. Los rescoldos de la normativa pueden jugar a nuestro favor en estos procedimientos y que un simple error de concordancia en los datos registrados por la DGT nos daría la razón para eliminar la multa. Pero antes de iniciarnos en este proceso, debemos saber cómo hacerlo.

Podemos recibir la multa de dos maneras: o nos la da el agente en mano, o nos llega por correo postal. Pagarla al instante supone un descuento del 50% del importe de la sanción, algo que lleva a que mucha gente pague por evitar problemas sin tan siquiera plantearse la opción del recurso. Hay que saber que si abonamos la mitad del importe, se elimina automáticamente la posibilidad del recurso. Pero para aquellos que esté convencidos de su inocencia ante la falta de la que se les acusa, aquí van los consejos de cómo recurrir una multa.

En primer lugar, hay que presentar un escrito de alegaciones en un plazo de 20 días donde se expongan los motivos que llevan al conductor a presentar el recurso. Además, debe proponer las pruebas que demuestren su inocencia. Una vez la DGT las ha admitido y las comprueba, da vista de ellas para que el denunciante pueda presentar sus alegaciones ante de dictaminarse una resolución. Puede ocurrir que el recurso sea desestimado, con lo que nos tocaría persistir por la vía judicial a través de los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, teniendo que pagar la multa previamente además de las tasas judiciales.

Son diversos los detalles en los que debemos fijarnos para reclamar una multa. Los datos son los más importantes ya que un pequeño error en nuestro nombre, dirección, descripción del lugar y la fecha, o característica del coche, puede salvarnos de pagar. Cualquier multa, del tipo que sea, puede evitarse si uno de estos datos está incorrecto.

En el caso de las sanciones por exceso de velocidad, también debemos prestar atención a los márgenes de error porque la DGT no los suele aplicar de manera correcta. ¡Ojo al mirar la denuncia! Los márgenes vigentes a día de hoy son  +/-5 km/h para velocidades iguales o inferiores a 100 km/h y del 5% de la velocidad medida si esta es superior a 100km/h, en caso de radares fijos. Si se trata de un dispositivo móvil, estos márgenes suben a +/- 7km/h y 7%. El radar Pegasus se incluye en este último grupo. ¿De qué nos sirve tener en cuenta esta información? Si una vez aplicados los márgenes de error nuestra velocidad está dentro del grupo de la permitida, nuestro recurso estará ganado.

También es necesario que solicitemos la fotografía hecha por el cinemómetro para verificar que se trata de nuestro vehículo, además de la ficha de homologación y las revisiones anuales. Si alguno de estos detalles falla, también tendremos las de ganar.

Cuando hablamos de multas de estacionamiento, hemos de saber que los agentes del sistema ORA tienen la misma autoridad que nosotros, con lo que en una sanción es su palabra contra la nuestra. Si quien nos ha puesto la multa es un funcionario municipal, deberemos solicitar la ratificación de la misma y ver si las firmas de ambos documentos coinciden. En caso de que no sea así, no hay sanción que valga.

En último lugar, si queremos recurrir una multa por alcoholemia, debemos saber que los alcoholímetros deben pasar una verificación anual del Centro Español de Metrología y que su certificado nos servirá como prueba de que están en perfectas condiciones. Hay que tener en cuenta que en este tipo de multas también se aplica margen de error, y que en los aparatos de medición que son antiguos y que han sido reparados, esta cifra varía. Con lo cual, podrían haber fallado al hacer el cálculo y habernos multado sin razón.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde están situados algunos de los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver Galaxy, Angel Driver F10 y el detector de radares Angel Driver F18. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: