En materia de tráfico, hay opiniones diversas para el uso de los radares, las multas impuestas e incluso la señalización con la que contamos en nuestras carreteras. Son muchas las voces elevadas por usuarios, muchos de ellos agrupados en asociaciones de conductores, las que protestan por el exceso de fervor recaudatorio por parte de la DGT, y algunos incluso llegan a afirmar que con tantas multas y estrategias para conseguirlas lo único que se consigue es poner en peligro la vida de las personas. ¿Cuáles son las bases sobre las que argumentan estas quejas?

A lo largo de la última legislatura, la señalización de tráfico ha sido modificada y por lo que dicen algunas de estas personas, esos cambios solo han supuesto un atentado contra la seguridad, el medio ambiente y la salud mental de las personas. La tendencia a la baja en cuanto a los límites de velocidad ha puesto de los nervios a muchos, y son bastantes las personas que creen que se ha rebajado más de lo necesario.

Por otra parte, también se ha impedido adelantar en carreteras secundarias por las que antes sí que se podía. Este cambio de parámetros lleva a frenazos y acelerones constantes y de forma convulsa, lo que resulta más peligroso que cualquier otra cosa. Los conductores se quejan de la inutilidad de estos cambios hechos, a su juicio, de forma injusta.

La obligación de circular más despacio también tiene sus consecuencias en lo que a contaminación medioambiental se refiere. Si se nos obliga a conducir a menor velocidad lo que hacemos es aumentar el consumo relativo del coche, algo para lo que nuestros vehículos no están preparados. De hecho, los coches y los camiones resultan más eficientes si circulan a un ritmo constante, sin ir ni muy lento ni muy rápidos. Con las nuevas señalizaciones que implican unos cambios de velocidades tan notables y tan constantes, es evidente que el medio ambiente se verá resentido.

Otra de las quejas apunta directamente a los radares. Muchos conductores, y no con falta de razón, denuncian una colocación estratégica cuyo único objetivo es el de cazar a los conductores para que paguen las multas, y no el de avisar de su presencia a modo de preventivo. Los radares móviles se caracterizan por ubicarse en puntos escondidos, a traición como dicen algunos de los aquejados. Otros se sitúan al paso de un pueblo y saltan cuando el coche supera los 50 km/h.

Además, muchos de estos cinemómetros están mal programados y se ponen en ámbar, e incluso en rojo, cuando el coche está pasando justo por el punto donde están. ¿Qué ocurre entonces? Que si el conductor anda despistado o tiene un vehículo circulando a poca distancia tras de sí, tiene dos opciones. O bien frena de golpe arriesgándose a un accidente seguro o bien sigue su rumbo y se come un multa.

El tema de los semáforos es peliagudo porque en todos los casos no aplican la presunción de inocencia hacia el conductor. Ellos determinan que ha habido infracción y así se prosigue el procedimiento, sin tener en cuenta que pueden estar mal programados o funcionar incorrectamente.

Otra de las grandes quejas de los conductores es que los márgenes establecidos en los límites de velocidad de las zonas con radar son tan bajos, que es prácticamente imposible no ser multado.

Pero no sólo los conductores se han puesto en pie de guerra en este tema sino que hasta la Guardia Civil ha manifestado su desacuerdo con esta estrategia puramente recaudadora por parte de la DGT. Hace dos años el cuerpo se puso en huelga de bolígrafos caídos porque no estaban de acuerdo con la función de multar que se les había encomendado.

La polémica sigue estando servida y la diversidad de opiniones tiene dos bandos claros: el de los conductores, que se quejan de la persecución a la que son sometidos, y la del Gobierno, que defiende sus políticas de tráfico como método preventivo y de seguridad. Y por lo que parece, el entendimiento entre ambas parte aún tardará en llegar.

En Publipunto te ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándote de las zonas donde están situados los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre los asistentes de viaje Angel Driver Galaxyavisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares Angel Driver F18 y ¡Emprende equipado su viaje!

También le puede interesar: