Conducir no es sencillo y hay muchas conductas que a veces, sin darnos cuenta, ponen nerviosos al resto de conductores. Hay que tener en cuenta, no obstante, que cuando vamos en marcha hay que extremar las precauciones para evitar que haya colisiones. El ritmo de vida que llevamos nos hace ir siempre con prisas y eso puede poner en serio riesgo nuestra vida.

Según un estudio realizado por HTMBoxes se detectan cinco conductas al volante que nos ponen muy nerviosos. Si las analizamos nos daremos cuenta que la mayoría de  ellas tienen que ver con tiempos de espera y con la poca paciencia que tenemos. Las ansias pueden jugarnos malas pasadas y muchas veces efectuamos maniobras con el coche bajo la presión de otros vehículos que, sin intención de ceder unos segundos de su tiempo, no dudan en hacer sonar el claxon para que vayamos más rápido. Una auténtica temeridad.

El ránking de los cinco comportamientos más molestos mientras conducimos incluye el estar esperando a que un semáforo se ponga en verde y que el coche de delante no arranque. “Seguramente, la persona que está delante se haya despistado una décima de segundo. Sin embargo, es algo que pone muy nervioso y una situación que exaspera mucho”, explica el socio fundador de HTMBoxes, Elisardo Álvarez. En realidad no damos tregua al coche de delante y si deja pasar un segundo, ya estamos haciendo sonar la bocina para que se ponga en marcha. ¿Conseguimos algo con esto más allá de poner nervioso y hasta de mal humor al conductor delantero?

La segunda cosa que más nos molesta es aparcar. Lo cierto es que resulta agotador querer llegar a casa después de la jornada laboral o tener una reunión y estar perdiendo el tiempo buscando sitio. Dar vueltas y vueltas a las calles en busca de un hueco puede terminar con los nervios de cualquiera, más aún cuando el coche que va por delante de nosotros consigue encajarlo en un sitio vacío. La mala suerte parece que sólo nos persiga a nosotros y, evidentemente, terminamos por enfadarnos.

En tercera posición detestamos la indecisión de algunos conductores a la hora de incorporarse a una vía, algo en lo que, nos guste o no, no tenemos razón. Si la persona no se siente segura o no ve claro que ese sea el momento para sumarse al carril, ¿lo más lógico no es que espere a ver la situación adecuada para ello? Nosotros, en nuestra tónica habitual, no dudamos en resoplar a cada segundo que pasa sin darnos cuenta que lo que está haciendo el otro coche es no cometer una temeridad. Esta actitud puede provocar, en palabras de Álvarez, “serios problemas e incluso accidentes”.

Otra molestia más que debemos sumar a esta lista es la de la circulación de vehículos por el carril del centro cuando podrían hacerlo por el de la derecha. En este sentido, advierte, Álvarez, que esta práctica obstaculiza al resto de vehículo y la fluctuación del tráfico, “lo que enerva a muchos”.

Y en el quinto y último lugar hallamos los cambios de carril sin avisar. En este caso tendríamos toda la razón del mundo ya que la normativa indica que, efectivamente, se debe indicar cada cambio que hagamos. “Un buen conductor siempre señalizará cuáles son sus intenciones con la suficiente antelación”, comenta Álvarez.

Con este listado no estaría de más hacer un ejercicio de autoreflexión para, por una parte, no hacer esas cosas que tanto molestan a los otros conductores y, por otra, tener un poco más de paciencia cuando conducimos. Al fin y al cabo, es nuestra vida la que está en juego.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde este tipo de radares está cerca. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares F18 para evitar sus multas. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: