La Dirección General de Tráfico lleva a cabo diversas campañas a lo largo del año con el objetivo de prevenir los accidentes en carretera. Evitar que ocurran y llegar a la cifra cero sería el ideal de la institución, y por eso se trabaja de forma ardua para concienciar a los conductores de que, ante el volante, hay que ser lo más precavidos posibles. Pero desgraciadamente, los accidentes se siguen produciendo y las víctimas siguen engrosando una lista negra que debería dejar de existir. ¿Qué hacer cuando se ha sufrido un siniestro de este tipo? ¿A dónde acudir? La DGT dispone de una unidad específica para víctimas de accidentes de tráfico que se encarga de ese temido “¿Y ahora qué?”.

La Unidad de Coordinación en Materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico se encarga de establecer y coordinar una red integral por toda España que no sólo informe a las víctimas de accidentes, sino que las ayude y les facilite algunos de los procesos a los que se va a tener que enfrentar. Existen Unidades de Información en cada una de las Jefaturas Provinciales de Tráfico desde donde se garantizan los derechos de las personas que se han visto involucradas en un siniestro en carretera, independientemente de si son necesidades primarias o secundarias.

La diferenciación entre la victimización por grados se establece de la siguiente manera: la primera se refiere a las consecuencias derivadas del propio accidente en sí; la segunda se deriva de la relación entre la víctima y el sistema jurídico-penal, social, policial y sanitario. No hay que olvidar que tras el accidente se abre un abanico de necesidades relacionadas con el ámbito social, laboral, económico, social, familiar y personal de la persona accidentada. La orientación en este sentido es más que necesaria.

A nivel primario, desde la unidad específica de la DGT de la que hablamos se aúnan esfuerzos para concienciar y difundir entre todos los profesionales directamente implicados en la atención de víctimas de accidentes de tráfico la necesidad de implicación con las personas afectadas. Nos referimos a médicos, psicólogos, forenses, fiscales, jueces, magistrados, personal sanitario, Protección Civil, Servicios Sociales, etc. También se trabaja a nivel de comunicación para dar a conocer la existencia de este departamento a través de charlas, conferencias, publicaciones, mesas redondas, etc. dirigidas a profesionales y a personas en riesgo. La prevención es algo básico.

En cuanto a lo secundario, se trata de ofrecer a las víctimas toda la información posible a través de la atención personalizada. Existe un plan de actuación para lograr que la víctima normalice su nueva situación y donde se le facilitan todos los recursos existentes. Este plan se divide en cuatro fases: Asistencia inicial y valoración de cada caso, información y orientación, intervención y/o derivación, y seguimiento.

La Unidad de Coordinación en materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico tiene como claro objetivo que las personas afectadas por los siniestros en carretera reciban toda la información, atención y ayudas que les pertocan a raíz del suceso. Garantizarles sus derechos y asegurarse de que las instituciones van a responder en casa caso, es uno de los ejes de actuación. Además de hacer de nexo de unión entre los individuos y los órganos que se encargan de los procesos necesarios para estas, la unidad también trabaja en la concienciación, formación y difusión entre los profesionales que se relacionan con las víctimas. Gracias a la emisión de informes, a la actualización de las bases de datos y nuevas herramientas de trabajo, y a la potenciación en materias de difusión e investigación, la Unidad de Coordinación en materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico quiere darse a conocer para que todos sepamos de su existencia.

También le puede interesar: