Desgraciadamente, el aire que respiramos no es todo lo puro que debería, ni dentro ni fuera de casa. Bacterias, restos químicos, moho, etc. son nocivos para nuestra salud. Una buena estrategia para deshacernos de esos restos es emplear un purificador de aire.Un purificador de aire es un dispositivo que se usa en lugares cerrados, creado para mejorar la calidad del aire por medio de su filtración. De esta manera nos deshacemos de las partículas dañinas para nuestro organismo y que tanto pueden afectar a personas con problemas respiratorios o trastornos cutáneos.

Existen diversos tipos de purificadores de aire en función de sus características, aunque si hay uno que se distingue del resto ese es el Purificador-Ozonizador de aire 9 etapas ECO-3900. Este es el único del mercado con sistema de análisis del aire, es decir, un control automático de la contaminación atmosférica que nos rodea.

Este modelo emplea tecnología japonesa de foto plasma, foto catalizador de oxidación y purificación de aniones. Además cuenta con tres niveles de calidad de aire y trabaja en nueve etapas de purificación. La primera de ellas emplea un filtro hepa que elimina el 99,97% de las partículas nocivas del aire, siendo así el filtro más aconsejable para combatir las alergias al polvo y similares.

El segundo es un filtro de carbón activo que acaba con los malos olores y lo vapores químicos. La tercera etapa de este purificador-ozonizador incluye luz ultravioleta UV para romper la estructura molecular del moho, virus, hongos, bacterias, y demás gérmenes, algunos responsables de enfermedades de mayor gravedad como la legionela. Además, posee dust collector que recoge el polvo, la nicotina, el polen y la grasa entre otros.

La quinta etapa la completa un pre-filtro que elimina las partículas más grandes que se encuentran en el aire, como la pelusa, los pelos o las espumas. El sexto paso recae sobre un germicida desinfectante que ayuda a la eliminación y supresión del crecimiento de microorganismos dañinos para la salud.

Como séptima etapa se analiza la contaminación gracias a los sensores de calidad del aire que ajustan la configuración del purificador de forma automática. Inmediatamente después se ponen en marcha los sensores de diagnóstico que harán que el purificador no avise de cuando debemos limpiar los filtros o sustituirlos.

Y para finalizar el  purificador emitirá aniones y generará ozono para que el aire sea más sano, con todos los beneficios para la salud que ello conlleva. Este emisor se emplea en laboratorios o procesos industriales en los que la higiene ha de ser extrema. ¿Para qué sirven los aniones? Reducen el monóxido de carbono del aire que nos rodea y purifica el aire como si fuese natural. Además, no debemos olvidar que el ozono es un gas con gran poder desinfectante, desodorizante, y de oxidación, lo que hace que tenga numerosas aplicaciones científicas, medicas e industriales, y que sea una gran ayuda contra patologías víricas como el caso de la gripe.

El purificador-ozonizador que presentamos ayudará a mantener las estancias donde lo coloquemos libres de tóxicos y gérmenes, haciendo que el aire que respiremos sea de auténtica calidad.

 

También puede interesarte: