Con la llegada del frío y las lluvias es momento de tomar precauciones si decidimos realizar desplazamientos. Además con la llegada de la navidad aumentamos los desplazamientos y debemos poner a punto nuestro coche para que esté preparado a las inclemencias del tiempo.

En España, no todas las regiones tienen las mismas condiciones climáticas y mientras el invierno se vive de forma más moderada en las regiones del sur, en el norte del país se alcanzan condiciones más extremas en cuanto a nieve, viento y heladas. Circular con estas condiciones no solo es incómodo, si no también peligroso si no se toman en cuenta algunas medidas. Revisa los puntos de nuestra lista y viaja con seguridad:

#1.- Guardar el coche a cubierto:

Para evitar que los fluidos del motor y los elementos externos del vehículo se vean afectados lo mejor es guardar el coche en un lugar cubierto durante la noche, ya que es cuando las temperaturas bajas repercuten en el parabrisas y las lunas del coche.

En caso de temperaturas bajo cero y nevadas, un buen repelente de agua como EnduroShield le ayudará a evitar que el hielo se adhiera al cristal y podrá retirarlo más fácilmente. Además, con este tratamiento para cristales será más fácil extraer la nieve y el hielo generando una barrera protectora  que ayuda a evitar la adherencia de las partículas de agua congeladas.

#2.- Comprobaciones antes de la marcha:

Antes de la marcha, se recomienda revisar el nivel de aceite y su viscosidad, los niveles de líquido anticongelante, la carga de la batería y el estado de frenosneumáticos.

Si el líquido refrigerante y anticongelante a la vez presenta un color vivo (aunque los hay en diferentes tonos) todavía es eficaz, sin embargo, si presenta un color más apagado, es la hora de cambiarlo, ya que se habrá deteriorado por los residuos del circuito o por haberse mezclado con el agua desinonizada.

La batería es uno de los elementos que más sufre con la bajada de las temperaturas, de hecho algunas pueden descargarse por completo y no recuperarse. Normalmente su pérdida de efectividad se produce tras los 4 o 6 años de uso, tras este periodo y tras cualquier síntoma de descarga hay que cambiarla para evitar quedarse tirado.

#3. Limpiaparabrisas

Si el coche ha pasado la noche a la intemperie, puedes evitar que las gomas de los limpiaparabrisas se adhieran al cristal simplemente levantándolas antes de subir al coche. En caso de que se hayan pegado, es posible que ciertas partes del limpiaparabrisas se hayan roto.

#4. Calefacción:

La calefacción con el tiempo desprende residuos, por eso es importante comprobar su funcionamiento cada cierto tiempo. El radiador de la calefacción es muy pequeño y cualquier resto de suciedad podría obstruirlo.

#5. Accesorios recomendados:

Con la llegada del frío es conveniente llevar en el coche ciertos accesorios como una linterna, una rasqueta para eliminar el posible hielo, una manta y unas cadenas si se va a circular por zonas nevadas. También recomendamos mantener las baterías de los teléfonos móviles con carga o en su defecto, disponer de cargadores eléctricos o con interruptores de mechero para cargarlo desde el coche.

#6. Calentar el motor:

Por la mañana, al arrancar el coche conviene esperar unos minutos antes de emprender la marcha. Esto es necesario para que los fluidos principales alcancen una temperatura mínima y así trabajen mejor. Si estuviesen fríos, algunos componentes del motor podrían dañarse.

Si al meter la llave el coche no responde pasados cinco segundos, deberemos parar y reintentarlo pasado un minuto. Si el coche es de inyección habrá que bombear el acelerador para intentar que se ponga en marcha. Después de encendido hay que dejar reposar al vehículo en posición neutral para que el combustible se caliente. Si no lo hacemos, el motor puede sufrir daños.

También es importante revisar las luces, procurar salir con el depósito de gasolina lo más lleno posible antes de emprender el trayecto, comprobar que llevamos los chalecos reflectores, los triángulos de señalización y herramientas.

Conducir con nieve no es tarea fácil, y requiere de la máxima atención posible por parte del conductor. Recuerda encender las luces de cruce y las de niebla. Si hay presencia de nieve en la calzada hay que parar en un lugar que no moleste al resto de vehículos y colocar las cadenas. En el momento en que empieza a nevar hay que disminuir la velocidad y agudizar la atención, manejando con suavidad y manteniendo distancia con los vehículos de delante y de atrás. En caso de ventisca, debemos parar porque la visibilidad se reduce en gran medida, y si nos quedamos atrapados dentro del vehículo se recomienda dejar la calefacción encendida con una ventana un poco abierta. En caso de emergencia, no dude en romper el cristal, con el mango ergonómico Ez-lift podrá hacerlo de un golpe y romper su cinturón de seguridad en caso de bloqueo.

Y lo más importante, aumentar la precaución por parte del conductor y del copiloto. Conducir descansado, con tranquilidad y atento a todo lo que ocurra tanto en la carretera como de lo que venga del cielo.

Equipa tu vehículo con los accesorios de motor que harán tu viaje más seguro: cámaras de seguridad, parasoles, avisadores de radar y mucho más. Además evita multas de radar con los avisadores de radar Angel Driver. Éstos dispositivos disponen de una base de datos de radares fijos y móviles que mediante su localización GPS los detectan y avisan de su presencia. Como el Angel Driver F10 y el Angel Driver Galaxy, ambos con actualizaciones gratuitas de “por vida” para que siempre los tengas localizados.

También te puede interesar: