Propiedades y beneficios del champú de aceite de Argán

El aceite de Argán se ha convertido en un producto cada vez más popular en los tratamientos de belleza. Originario del suroeste de Marruecos, son múltiples las aplicaciones que se le pueden dar aunque una de las más extendidas es la de la mejora del aspecto de nuestro cabello. Gracias a la acción de este producto óleo nuestro pelo ganará en elasticidad, suavidad y brillo. ¿Aún no lo has probado?

Los bereberes son los que mejor uso han hecho del aceite de Argán desde hace siglos, no solo en aplicaciones de belleza sino también en la cocina. Entre sus propiedades se encuentra un alto contenido en vitamina E y Omega-3, dos elementos que actúan directamente sobre las uñas y el pelo, ayudando a que ganen fuerza y resistencia. En el ámbito de la cosmética, también destaca por aportar elasticidad a la piel, siendo un gran aliado en el tratamiento de enfermedades cutáneas. Personas con psoriasis o con eccemas pueden ver cómo su dermis mejora gracias a la aplicación de este producto.

El aceite de Argán también contiene vitamina C y otros nutrientes esenciales que cuidan las capas del cutis. Aplicado en la cara, tiene efectos antioxidantes, regeneradores y neutralizadores de los radicales libres. Además penetra fácilmente sin obstruir los poros, haciendo que la piel se vuelva suave y tersa.

A día de hoy el aceite de Argán es uno de los productos más de moda en el mercado, y un gran número de champús, cremas y cosméticos lo incluyen en su composición. ¿Sabías que es conocido como el oro líquido de Marruecos? El aceite de Argán virgen extra recibe esta denominación por su elevado precio, aunque por fortuna en occidente podemos disfrutar de sus beneficios sin tener que pagar cantidades excesivas.

Los champús con aceite de Argán tienen un alto contenido en ácidos grasos esenciales que afectan muy positivamente a nuestro pelo. El ácido linoleico se funde con el cabello y lo alisa de raíces a puntas.  Este producto capilar regenera y nutre el pelo seco y desvitalizado por culpa del sol, del agua de la piscina o del mar, haciendo que el fastidioso efecto de encrespamiento desaparezca de nuestra melena. Su aspecto para de ser apagado a ser totalmente vigoroso, brillante y resplandeciente. ¡Impresionante!

¿Se trata de magia? De ninguna manera. Lo que ocurre es que la fibra capilar se vuelve más flexible y se relaja desde la raíz hasta las puntas. La nutrición del folículo aumenta sin un exceso de grasa, y así el aspecto de la cabellera es fantástico. La forma de aplicar el aceite es muy sencilla: tan solo hay que echarse un poco en las manos y frotar los cabellos cuando estén húmedos. Una vez seco, veremos cómo el pelo está totalmente nutrido.

En el caso de los champús de Argán, logramos ese efecto con los lavados, y sin una producción excesiva de sebo. Los cabellos teñidos, castigados por el uso del secador o de las planchas, y aquellos que se encrespan con facilidad, verán cómo la suavidad y el brillo se instalan por fin en ellos. Muchos lo consideran un remedio natural y a pesar de estar procesado para ser incluido en productos cosméticos, no debemos olvidar que su origen proviene de una planta. Cabe destacar que los efectos del aceite de Argán serán visibles en todo tipo de cabellos, tanto lisos como rizados.

También te puede interesar:

1 Comentario

  1. Solo llevo tres lavados con shampoo y acondicionar de Argan y el resultado es increíble suavidad brillo cero fritz y tengo el pelo ondulado y dañado por el uso del tinte y la plancha… producto totalmente recomendable para el cabello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*