El precio de los carburantes es una cuestión que limita mucho el uso que se hace con un vehículo. En tiempos de crisis como los que vivimos, muchas familias han tenido que reducir gastos con lo que usar el coche familiar lo menos posible es una de las estrategias que muchas de ellas están siguiendo para ahorrar. Además, cada vez se está tomando mayor costumbre al hecho de consultar los precios de los combustibles por internet o por medio de aplicaciones, aunque en España todavía estamos muy a la cola si nos comparamos con nuestros colegas europeos.

Un estudio recientemente publicado por el RACC afirma que el gasto familiar en carburantes es muy superior a la mayor parte de gastos domésticos. Únicamente el gasto imputado al uso de la vivienda principal es superior al gasto en combustibles de automoción.

Según datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2013 cada persona destinó una cantidad de 533 euros a la compra de gasolina o gasoil, y tan solo 68 euros al resto de transporte personal. De hecho, la decisión de compra de combustibles aparece como muy relevante para las familias españolas. Los núcleos familiares, como mencionábamos al inicio, son conscientes de lo que una compra inteligente al respecto puede comportar en el ahorro doméstico.

Por lo que se refiere a los precios y en comparación con años anteriores, éstos no han presentado grandes variaciones durante los primeros 5 meses del año. Sin embargo, durante el mes de julio de 2014, los precios sufrieron un incremento considerable, destacando el caso de la gasolina 95 cuyo valor ascendió en un 2,1%, es decir, entre 5 y 12 céntimos más por litro.

También hay que tener en cuenta que los precios del carburante no son los mismos en todas las regiones de España. El precio medio del litro de gasolina 95 en Baleares es el más caro, con casi 5 céntimos de euro por encima de la media española. Contrariamente, en las provincias de Huesca, Navarra y Zaragoza los precios están 4 céntimos por debajo de la media española.

En lo que a los precios de gasolineras atañe, las más caras tras Baleares son las de Castila y León. También hay que tener en cuenta que el precio medio de la gasolina 95 en las provincias de la costa mediterránea está por encima del precio medio de las provincias del interior. Durante el año 2012 se llegó a diferencias de hasta 2 céntimos de euro el litro en los precios medios de interior y de costa. Sin embargo, a principios de este año la diferencia se redujo a 0,5 céntimos de euro.

Siguiendo con el hilo de los precios por zonas, se ha observado que desde inicios de 2014 el precio medio de la gasolina 95 en las provincias de la costa atlántica ha ido subiendo hasta situarse por encima del precio medio en las provincias de la costa mediterránea.

En general, en las provincias de costa el precio de los carburantes es más caro en las zonas de costa, siendo Barcelona el mayor de los ejemplos: la gasolina 95 cuesta de media 2 céntimos de euro más el litro. Pero no todas las zonas de costa son más caras, y en el caso de Girona se presenta la diferencia ya que los precios son ligeramente mas baratos que en el interior.