Muchas veces nos quejamos de la continua presencia de agentes en las carreteras, de la inmensa cantidad de radares colocados en las vías y de las numerosas multas de tráfico que se ponen. Lo de ser sancionados y tener que pagar no gusta a nadie, y menos aún en estos tiempos en que la crisis nos ha hecho apretarnos el cinturón a la vez que la normativa de tráfico se ha endurecido. Ahora bien, cierto es que si todos respetásemos el código de circulación, no sería necesario que fuésemos vigilados tan exhaustivamente, ¿no es verdad? Por tanto, también debemos saber entonar el mea culpa. El exceso de velocidad sigue siendo uno de los motivos por los que se multa más a los conductores, aunque las campañas de seguridad vial han logrado sensibilizarnos en gran medida. Además de los agentes repartidos por las carreteras y de los radares, ahora se incorpora una nueva ‘arma’ para pillar a los que pisan el acelerador más de lo permitido: las pistolas láser.

No, no se trata de un videojuego ni de una película de Star Wars. Las pistolas láser son una realidad que, por ahora, está en fase de pruebas. La policía de Gijón está siendo la afortunada y ya posee unas cuantas unidades para hacer pruebas sobre el terreno y ver su eficacia. ¿Que cómo funcionan estas pistolas a la hora de detectar a los infractores? Con un sistema sencillo y eficaz.

Estos modelos reciben el nombre de TruCam y cuentan con una cámara muy potente que, si detecta que un vehículo va más rápido de lo establecido, le hace una fotografía de alta resolución. La calidad de las imágenes es tal que permite hacer fotografías de noche sin que la luz del láser moleste al conductor.

De hecho, estas pistolas se usan desde hace un tiempo en el País Vasco y poco a poco se están integrando en el resto de zonas de España. Ahora se les han añadido nuevas funcionalidades que detectan más que los excesos de velocidad: ir sin cinturón de seguridad y usar el móvil mientras conduces.

Estas pistolas pueden colocarse en un trípode, usarse directamente con la mano o ponerse en un coche. Además, resultan baratas si las comparamos con el precio de los radares al uso: cuestan 24.000 euros si llevan flash incorporado, 18.000 si las queremos sin. En cambio, los cinemógrafos fijos valen 60.000, mientras que los móviles alcanzan los 74.000 euros.

Así que a partir de ahora, si ves a un agente de seguridad vial que saca una pistola y apunta a tu vehículo… ¡no te asustes! Bueno, asústate si vas más rápido de lo permitido, si no llevas puesto el cinturón o si estás whatsapeando con el móvil. ¡Quedas avisado!

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde están situados algunos de los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre el asistente de viaje Angel Driver Galaxyavisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares Angel Driver F18. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: