Está comprobado que hablar con el teléfono mientras se conduce reduce considerablemente nuestra capacidad de reacción, elevando el riesgo de causar o sufrir un accidente de tráfico. Después de la velocidad, usar el teléfono móvil al volante sin un dispositivo de manos libres es la infracción que más puntos resta en el carné de conducir.


El año pasado se perdieron 1553 puntos del carné al día por hablar con el teléfono móvil sin utilizar un dispositivo de manos libres, una cifra menor que la recogida en 2014 (1700 puntos diarios).
Por número de multas, es el segundo motivo de sanción más habitual entre los conductores y el tercero por el que los conductores pierden más puntos de su carné de conducir, superado por las multas de semáforos, que conllevan un punto más de pérdida de puntos del carné. Es decir, por saltarnos un semáforo en rojo la Ley de Seguridad Vial prevé una retirada de 4 puntos de nuestro carné de conducir y por hablar por teléfono móvil sin dispositivo de manos libres perdemos 3 puntos.

Conducir utilizando manualmente el teléfono móvil, auriculares o cualquier otro dispositivo incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción en los términos que se determinen reglamentariamente. –> 3 puntos

El año pasado, se emitieron 190.000 multas, el 15% de ellas restaron puntos del carné de conducir. Más de la mitad, el 55%, fueron impuestas por la Dirección General de Tráfico a través de agrupaciones de la Guardia Civil. El 34% fueron impuestas por Ayuntamientos.

De estas multas, el 8% de las multas por hablar con teléfono móvil sin utilizar los dispositivos correspondientes fueron impuestas por el servicio Catalán de Tráfico.

Un dato positivo es, que el número de multas impuestas por hablar con el teléfono móvil se han ido reduciendo desde 2013. En ese año hubieron 208.400 multas, en 2014 un total de 207.000 sanciones y el pasado año, 190.000.

Si recalculamos los datos anteriores en euros para conocer los ingresos que obtiene la Administración por este tipo de multas al cobrar todas ellas, en 2015 la Administración ingresaría 38 millones de euros.

Como el resto de multas, la sanción por conducir hablando por el móvil debe notificarse. Normalmente los conductores ya saben que no se puede hablar por el móvil mientras conducen y su acción habitual al ver un dispositivo policial cerca es dejar a un lado el teléfono, por eso lo más común para ser multado es:

• Que nos haya visto un policía vestido de paisano y nos pida que detengamos el vehículo para emitirnos la multa.
• La infracción es captada por helicópteros a través de una fotografía desde el aire.

La infracción por conducir hablando por el móvil está calificada por la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial como una infracción grave (artículo 65.4 g).

El importe aproximado de una multa de tráfico por una infracción grave (conducir hablando por el móvil) asciende aproximadamente a los 200 euros (artículo 67 la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial).

Además del importe de la multa por conducir hablando por el móvil, que recordemos que si se paga durante el periodo voluntario (dentro de los 20 días desde su notificación) solo tendremos que pagar el 50 % de la multa, el conducir mientras se habla por el móvil supone la pérdida de 3 puntos del carné de conducir.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde están situados los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre el asistente de viaje Angel Driver Galaxyavisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares Angel Driver F18. ¡Emprenda equipado su viaje y evita que le metan la mano en el bolsillo!

También te puede interesar: