Las personas que viven en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla saben lo costoso que es encontrar sitio para aparcar el coche. O se dispone de plaza de párking, algo a lo que muchas familias han tenido que renunciar para poder llegar a final de mes, o estacionar nuestro vehículo puede ser uno de los periplos más costosos del mundo. Y cuando decimos costoso, nos referimos tanto a la dificultad que eso supone como a la inversión económica que muchas veces hay que hacer. Las zona azul acaba siendo en ocasiones la única opción para aparcar nuestro automóvil.  ¡Pero ojo! Si no nos fijamos bien podemos acabar recibiendo una multa al estacionar en esos espacios reservados.

Y es que, desgraciadamente, las multas en la zona azul han aumentado considerablemente en los últimos tiempos. Ya sea por un despiste o por poner en práctica algo de pillería, lo cierto es que las sanciones por aparcar de forma incorrecta en esos espacios se han visto incrementadas. La pregunta es: ¿Se pueden recurrir estas penalizaciones? Aunque resulte algo complicado, la respuesta es que sí.

Al dejar nuestro coche en una zona azul debemos prestar atención para no cometer una infracción que acabe pesando en nuestro bolsillo. Hay que fijarse bien en el ticket y en la hora en que nos caduca. Cinco minutos de margen pueden salirnos muy caros, así que lo mejor es no jugársela e invertir los pocos euros que cuesta ampliar el plazo de estacionamiento que luego lamentar las multas tan elevadas que esa infracción nos puede costar.

También es de máxima importancia dejar el recibo de pago en una zona visible del vehículo para que los agentes que controlan que los coches estacionados en zona azul hayan pagado, vean con facilidad que hemos cumplido con lo establecido. No obstante puede ocurrir que los vigilantes no lo vean y nos coloquen una notificación, que no sanción, en el parabrisas. ¿Qué hacer?

Si al llegar a recoger el coche vemos que hay un aviso de multa pero que nosotros hemos cumplido con las pautas obligadas, podemos recurrir. Lo más recomendable es esperar a que nos llegue el acuerdo del Ayuntamiento, es decir, un acuerdo administrativo de imposición de la sanción que llegará por correo a nuestra casa. Será en ese momento cuando podamos efectuar el recurso a través de un modelo de recurso de reposición. También debemos tener claro que quien nos multa es una empresa privada, no un policía local o municipal.

Por otra parte, existen aplicaciones móviles que nos ayudan a encontrar aparcamiento sin necesidad de malgastar largos ratos dando vueltas por las calles de nuestra ciudad. Además, nos evitarán tener que trasladarnos a la máquina de tickets para renovarlos ya que podremos efectuar ese trámite por medio de nuestro teléfono móvil. ¡Evita que te multen!

También le puede interesar: