Los radares en carretera son unos de los elementos más temidos, por no decir el que más, de los conductores. Somos conscientes de que nos vigilan y gracias a ellos se ha conseguido evitar que se produzcan muchos accidentes y víctimas en carretera. Ahora bien, cuando nos llega una notificación de multa a casa debemos saber interpretar la información que se incluye para verificar si es real o no. ¿Sabes cómo hacerlo?

Antes de interpretar nada, debemos tener claros algunos conceptos que algunos conductores confunden, y que son esenciales para saber si la sanción que nos ha llegado a casa es válida o no. Hablemos primero del margen de tolerancia de los radares. ¿Eso qué es? Se trata de los kilómetros de más que se permitirán en función de la vía en la que esté el vehículo. Las velocidades permitidas pueden sobrepasarse en 7km siempre y cuando el límite de la vía sea inferior a 100km. Si el límite está por encima, habrá que calcular el 7% de esa cifra para saber cuántos kilómetros de más están permitidos.

Cabe destacar que estos márgenes de tolerancia los aplica la DGT con lo que en Catalunya y en el País Vasco, donde las competencias de tráfico dependen de sus gobiernos autonómicos, esas pautas no servirán. Estos márgenes tampoco serán aplicables a los radares Pegasus, los que van por el aire, sino solo en los fijos y móviles en tierra.

Por tanto, si un conductor va por una vía limitada a 60km/h , el radar saltará a partir de los 67km/h. Si en cambio circula por una donde se puede ir a 110km/h, el cinómetro se activará cuando llegue a los 120km/h.

El otro concepto que hay que conocer, y que no debemos confundir con el recientemente explicado, es el margen de error. En este caso se trata de una cifra que hace referencia al propio aparato que nos detecta en carretera, y que asume que el radar puede equivocarse. Esta desviación al hacer la medición toma en consideración tanto la tecnología del aparato como su antigüedad. Los porcentajes máximos que se aplicarán serán de 5km/h para velocidades inferiores o iguales a 100km/h en radares fijos, y de un 5% superiores a esa velocidad. El margen de error en los radares móviles será distinto: 7km/h y del 7% en velocidades superiores a 100km/h.

Sabiendo esto, ¿cómo se sabe entonces si hemos transgredido el límite de velocidad permitida o no? Aplicando la siguiente fórmula: primero se aplica el margen de tolerancia y sobre esa cifra se aplica el margen de error. El resultado obtenido será la velocidad real a la que circulábamos, es decir, la que se tomará como parámetro  para saber si hemos corrido de más o no.

Con toda esta información, ya podemos interpretar la notificación de sanción que nos llegue. ¿Qué datos deben aparecer en la multa? En primer lugar, debe detallarse en qué vía se produjo la infracción y cuál es la velocidad a la que se circulaba con el margen de error ya aplicado. En segundo lugar, ha de constar una fotografía del vehículo donde se vea claramente la matrícula de forma clara, así como los datos correspondientes a la vía, fecha, hora de la infracción, y la velocidad final calculada por el radar.

Por lo que se refiere al radar, también deben constar determinados datos en un apartado llamado “Certificado de verificación periódica”. Ahí debe constar a qué modelo pertenece el radar y la validez de su certificado, expedido por el Centro Español de Metrología. Si alguno de los datos indicados no se incluyen o son dudosos, siempre podremos recurrir esa sanción.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde están situados algunos de los radares fijos y móviles. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares F18. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar: