La llegada del verano trae consigo la reaparición de productos que, por lo general, no consumimos durante el año. Horchata, granizados, gazpacho… y helados. En el pasado era muy difícil tener la oportunidad de consumir helados fuera de la temporada estival y, aunque a día de hoy podemos comprarlos en grandes superficies, no tienen la misma accesibilidad que durante los meses de verano. 

Las personas fanáticas del dulce ya no tienen que preocuparse en encontrar un supermercado donde elegir sus helados favoritos en cualquier momento del año porque ahora ¡pueden hacérselos en su propia casa! ¿Cómo? Gracias a la máquina para hacer helados de Tristar.

La máquina para hacer helados es un recipiente de forma redondeada de 11cm de diámetro y 8cm de altura. Con el elegante diseño que lo caracteriza, esta heladera es capaz de hacer helados, sorbetes y yogurt y en tan solo 20 minutos. La la máquina para hacer helados permite elaborar postres caseros y mucho más sanos de una forma cómoda y sencilla.

Para elaborar cualquier tipo de
helado necesitaremos leche, un refuerzo de nata o mantequilla y los sabores que más nos apetezcan. La base de este dulce se consigue batiendo claras de huevo junto con estabilizante, azúcar y dextrosa hasta conseguir una textura espumosa. Luego se añade la leche y la nata y toda la mezcla se deposita en la cubeta de la máquina de hacer helados.

Esta receta de base puede transformarse en un helado de sabor añadiendo el extracto que más nos guste: chocolate, café, fruta… De todas formas, también se puede consumir de forma simple tal y como hemos descrito en la receta sin añadir sabor. Se trataría de helado de leche, dulce y cremoso con sabor a nata.
máquina de heladosConociendo cual es el proceso de fabricación de helados base, ya podemos innovar con las ocurrencias que nos vengan en mente para elaborar helados más sofisticados.

¿Has probado el helado de té?

Hacerlo es muy sencillo: deja hervir agua y échale una bolsita de té durante 3 minutos. Déjalo enfriar en la nevera. Mezclar enérgicamente con nata líquida, el zumo de 2 naranjas y la yema de un huevo. Cuando la mezcla se haya empastado bien solo hay que echarlo en la máquina de hacer helados…¡y a disfrutar!

Los sorbetes son otro de los productos que podemos obtener de la máquina para hacer helados. Una alternativa para alegrar los postres de este verano es el refrescante sorbete de sandía.

El proceso de elaboración es el mismo solo que eliminando la leche de los ingredientes a añadir. Una vez se tenga la pulpa de la sandía batida con zumo de limón, se ha de preparar un almíbar con azúcar disuelto en agua. Se deja enfriar mientras se baten 100 gramos de nata líquida, y luego se mezclan los tres ingredientes. La masa obtenida se vierte en la máquina y de ahí obtendremos este delicioso y sabroso sorbete de sandía.

¡Deja con la boca abierta a todos en casa de la mano de la máquina para hacer helados. Mucho más sanos y preparados al gusto, disfruta de helados, sorbetes y yogures como tu quieras. ¡Endulzar y refrescarte está en tus manos!