A estas alturas de la vida seguro que has oído hablar decenas de veces de la importancia de dormir bien. Si no descansamos por la noche no rendimos en óptimas condiciones al día siguiente, esa es una realidad que hemos podido comprobar en nuestras propias carnes. Ahora bien, dormir por la noche no sólo tiene peso en nuestro nivel de descanso. ¿Sabías que muchos procesos cognitivos y de memorización se producen durante la fase REM, la más profunda del sueño? Esa y otras razones te convencerán de lo realmente importante que es tener un sueño de calidad y reparador.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo. Es decir, que cuando cumplimos 30 años, hemos pasado 10 en la cama, mientras que cuando llegamos a los 60, podemos decir que hemos estado dos décadas descansando. ¿Increíble, verdad? Estas cifras deben darnos idea de la importancia que para el cuerpo humano tiene este descanso nocturno.

Son muchas las personas que tienen problemas para dormir. A algunas les cuesta conciliar el sueño; otras se despiertan constantemente durante la noche, con lo que nunca llegan a las fases de verdadero descanso; otros duermen con los músculos encogidos y hay mucha gente que incluso debe llevar férulas de descarga en la boca porque aprieta la mandíbula de forma inconsciente mientras duerme. Muchos de estos casos se dan por problemas de salud o de nervios, estrés y ansiedad. Por eso es importante poner remedio en cuanto podamos, para así evitar males mayores.

Como todos sabemos, dormir es algo imprescindible para cualquier ser vivo. Por mucho que queramos, no podemos prolongar durante muchos días la vigilia, ya que nuestro cuerpo necesitará caer dormido en algún momento. Dormir no es algo que se elija: es algo que hay que hacer. ¿Por qué? Por una de las funciones de este sueño es restaurar nuestro cuerpo, ayudarlo a descansar y a recuperarse de la jornada que haya tenido. Esta restauración física se produce en la fase de sueño profundo. Además, debemos tener en cuenta que dormimos para poder mantenernos despiertos al día siguiente. Como decíamos al inicio, si no descansamos, no funcionamos.

Pero es que además el dormir también tiene una función fisiológica. El descanso nocturno tiene como objetivo regular los biorritmos y garantizar el equilibrio entre las exigencias biológicas internas y el medio exterior.

Por lo que se refiere a los procesos de aprendizaje y memorización que mencionábamos al inicio del texto, éstos se llevan a cabo durante la fase del sueño REM. Es en ese estado donde todo lo que hemos aprendido se reafirma, con lo que podemos imaginarnos la importancia que tiene esta etapa del sueño. Por eso siempre se dice que antes de un examen es importante descansar bien por la noche para poder asimilar lo estudiado. Además, la fase REM también está relacionada con el rendimiento en el trabajo, la capacidad de concentración y, en consecuencia, la prevención de accidentes laborales por culpa de un déficit de atención.

Como hemos podido comprobar, dormir es muy importante para todos nosotros así que debemos dejar de tomarnos el descanso nocturno como algo banal y poner medidas si somos de esas personas que no gozan de un sueño de calidad.

En Publipunto le ofrecemos materiales de descanso que te ayudarán a tener un sueño reparador. Somos proveedores exclusivos de estas espectaculares almohadas de Carbono y Celliant tan ideales para mejorar el descansoVisítenos y descubre un sueño de calidad. Benefíciese en Publipunto de gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100 euros y acumule puntos descuentos por sus compras realizadas en el Club Publipuntoinfórmese aquí.

También le puede interesar: