El ejercicio es muy sano y se recomienda que todo el mundo, independientemente de la edad que tenga, realice algo de actividad física con frecuencia. Pero antes de meternos a ello es importante que llevemos a cabo un calentamiento que deberá repetirse una vez finalicemos nuestra rutina. Los estiramientos no sólo son necesarios para evitar lesiones y dolores, sino que también reportan una serie de beneficios para nuestro cuerpo que desvelaremos a continuación.

Los estiramientos deben realizarse tanto antes de la actividad física como después. En el primero de los casos, su función es la de preparar al cuerpo para los movimientos que va a tener que hacer. Si empezamos directamente a hacer deporte, sin un calentamiento previo, podemos hacernos daños con algún gesto brusco. Todo calentamiento ha de incluir estiramientos para que todos nuestros músculos estén listos para ejercitarse. Los movimientos han de ser suaves y de elongación. También deberemos fijarnos en la respiración, ya que incluye en la preparación que haremos de nuestros músculos.

El calentamiento es la mejor manera de prevenir lesiones. ¿Por qué? Porque ayuda a disminuir el riesgo de rigidez muscular y deja los músculos más flexibles, con una mayor facilidad para los movimientos. Con una menor resistencia a los ejercicios también ayudaremos a que se enlentezca la degeneración articular que determinados deportes pueden propiciar.

Otro beneficio de los estiramientos se ve reflejado en la postura. Gracias a la elongación de los músculos de la zona lumbar, los hombros y el pecho, podremos mantener la espalda más alineada. Incluso notaremos que los dolores que podamos tener en esa zona se verán mitigados gracias a unos correctos estiramientos. Y es que esta serie de movimientos ayudan a que la tensión en la parte baja de la espalda sea menor.

Flexibilizar los músculos también es una buena manera de reducir los dolores una vez se enfríe el cuerpo. Además, estirando nuestro cuerpo ayudamos a la oxigenación de la sangre ya que la circulación mejorará en gran medida.

Pero, como decíamos al inicio, los estiramientos no son sólo cosa del calentamiento previo al ejercicio sino que son parte de una rutina que debemos incluir también al terminar. En este caso los movimientos han de ser un poco más intensos para evitar que los músculos se queden endurecidos y comprimidos por las contracciones realizadas. Llevar a cabo un enfriamiento de este tipo es la garantía para minimizar al máximo los dolores post-ejercicio.

Descubre en Publipunto  artículos que mejoran tu salud y bienestar además de conseguir puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalos con gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: