Los radares de tráfico ofrecen siempre un margen al conductor que permite que rebasen la velocidad permitida en cierta medida. Esos límites fueron modificados este verano como consecuencia de la orden que dictaminó  la Jefatura de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil por la cual todas las agrupaciones provinciales de España debían aplicar de inmediato. Dicho cambio en la normativa afectó a los radares móviles de todo el país y se empezó a hacer efectivo en la provincia de Soria, según informó en su momento la DGT.

El margen del que disponían los conductores para sobrepasar los límites de velocidad permitida era de 10 km/hora, mientras que en la actualidad ha descendido hasta los 7 km/hora en velocidades inferiores a los 100km/hora y en un 7% para aquellas velocidades de circulación por encima de la cifra indicada.  Los ejemplos concretos pueden hacer más entendible esta explicación. Si en una vía se puede circular a un máximo de 60 km/hora, la velocidad a partir de la cual se podrá multar a los vehículos es de 68km/hora. Ahora bien, en carreteras donde ese límite esté establecido en 120km/hora, los radares móviles podrán detectar como infractor a aquellos conductores que circulen a partir de 131km/hora.

Muchos usuarios y asociaciones de conductores ven esta modificación como un ejemplo más del afán recaudatorio de la administración. Los radares son siempre objeto de queja entre los conductores sobre todo los móviles que se localizan en ubicaciones escondidas o conflictivas a la hora de circular. No obstante, desde la DGT siempre se defiende que la finalidad de los mismos es evitar los accidentes en carretera y ofrecer una mayor seguridad en la circulación. De hecho, la propia Dirección General de Tráfico expuso en el momento en que se hicieron los mencionados cambios, que la gente no respeta los límites de velocidad marcados y que por eso se ha decidido ser más estrictos en este ámbito. Además, para quitar hierro al asunto, también añadieron que a pesar de los cambios el margen seguía estando muy por encima del margen de error de los aparatos.

Esta nueva directiz se ciñe a lo establecido en la Ley de Tráfico. Por su parte, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, aseguró que las autoridades estaban siendo muy permisivas en materia de multas por exceso de tráfico. El motivo era el uso de distintas generaciones de radares que se estaba haciendo, con lo que sus márgenes de error también eran diferentes. De hecho, los más antiguos tenían un margen de error de 10km/hora y por eso ése era el margen que la Guardia Civil aplicaba en beneficio de los conductores. Lo único que se ha hecho con esta modificación es cumplir lo que dice la ley.

El materia de Tráfico  también se ha producido otro cambio importante que hace referencia a las sanciones. Con la tónica que está siguiendo el Ministerio del Interior de eliminar el abono de tasas en metálico en las jefaturas provinciales, se está implantando la misma metodología en cuestiones de permisos de conducción, circulación y seguridad vial.  Lo que se quiere es que estos trámites, multas incluidas, sólo se puedan pagar por internet, tarjeta de crédito, con cargos a cuenta o a través de transferencias bancarias.

El objetivo de potenciar la tramitación electrónica y de que se maneje menos dinero en metálico en las jefaturas se empezó a poner en marcha ya en el 2011 en las zonas de Asturias, Andalucía, Castilla y León y Baleares. Tras el piloto, el mismo sistema se extendió a Murcia y a la Comunidad Valenciana.