En materia de radares ya no podemos sorprendernos por nada… la última tecnología anunciada está siendo desarrollada por una empresa norteamericana y ya tiene nombre: Hornet Advanced Noise Control.
Este nuevo tipo de radar sonoro cuenta con un sistema de micrófonos repartidos por toda su superficie y una videocámara de apoyo que pretende reducir la contaminación acústica.


El funcionamiento de estos nuevos radares se desarrolla en tres fases: en la primera de ellas el dispositivo determina el momento y lugar de donde procede un ruido fuera de lo común. Después realiza un video o fotografía con el que permite acceder a los datos del vehículo a través de la matrícula. Una vez identificado el vehículo, se envía un aviso a la oficina policial con los datos del vehículo para que se procese la información.


La instalación de estos radares en nuestras carreteras y ciudades podría serlo muy pronto. El objetivo: multar a los coches más ruidosos, ya sea por utilizar altavoces muy potentes o por sistemas ilegales de disminución de ruido.


Con este sistema de lucha frente a la contaminación acústica ha causado gran interés en ciudades como Nueva York y viendo en su instalación un futuro esperanzador para combatir la contaminación en las ciudades a través del tráfico, no es de extrañar que ciudades como Madrid o Barcelona muestren su interés en este novedoso sistema.

También le puede interesar: