La barba está de moda. En España y en el resto del mundo, lucir barbas espesas se ha convertido en tendencia en los últimos dos años en hombres de cualquier edad. Al tratarse de una zona de la cara hay que tener en cuenta dos premisas. Una, que forma parte de una zona delicada del cuerpo con lo que habrá que prestarle los cuidados necesarios para que luzca bonita y sana. Y dos, que al tratarse de nuestro rostros nos sirve de carta de presentación con lo que su aspecto tiene que ser el de una barba bien cuidada o, de lo contrario, causaremos un efecto de rechazo.

Las barbas otorgan al hombre un aspecto más masculino y restan juventud a aquellos que tienen las facciones aniñadas. Muchas mujeres las ven tan sexys que una gran cantidad d chicos se han sumado al carro de las barbas simplemente por ligar un poco más. Incluso la Universidad del Sur de Gales ha llevado a cabo un estudio en el que evalúa el efecto del vello facial de los hombres sobre las féminas. Los resultados afirman que las barbas de diez días hacen que las mujeres perciban al hombre más atractivo, a la vez que se ha constatado que las personas imberbes tienen menos atributos de masculinidad y son más dóciles.

En el cuidado de la barba entran en juego diversos procesos como por ejemplo el de su peinado. A nivel general, el mejor momento para peinarla es después de haber aplicado un producto hidratante en forma de aceite. Estos productos aportan peso al pelo y ayudan a desenredar los posibles nudos. Lo que nunca debemos hacer es peinar la barba mojada ni recién secada con el secador, ya que la humedad y el calor en el pelo nos podrían hacer perder cabellos.

El peine empleado debe tener el tamaño adecuado y la distancia entre sus dientes debe acoplarse a nuestro tipo de barba. El material del que esté hecho también juega su papel en este proceso ya que al pasar el peine por el vello se produce una fricción que puede repercutir en el aspecto final del pelo.

La barba se ensucia, es evidente. Ya sea con comida, con líquidos o simplemente por la suciedad que arrastramos por la calle, si hay que limpiarse la cara antes de ir a dormir, también hay que lavar la barba con asiduidad. Para ello hay que adquirir productos específicos para el pelo de la barba, más grueso y rebelde que el de la cabeza. Los champús y jabones habituales no nos servirán. La frecuencia de lavado establecida como correcta es la de tres veces a la semana para así evitar irritaciones y descamaciones en la piel por un exceso de enjuague.

La hidratación, como ya hemos mencionado al principio, es algo primordial para la salud y aspecto de nuestra barba. Recuerda que hay que proteger tanto el pelo como la piel que hay debajo ya que si la dermis está muy descamada afectará al crecimiento del vello. Existen productos específicos con este cometido como aceites y bálsamos, muchos de ellos formulados orgánicamente con una base de aceites esenciales. Aplicándonos una pequeña cantidad con la palma de la mano y frotando por la zona lograremos un brillo y suavidad en el pelo que harán de nuestra barba la más atractiva del lugar.

Para aquellos a los que les gusta recortarse la barba de forma autónoma  un kit como el que ofrece Remington es imprescindible. La recortadora inalámbrica sirve tanto para el vello facial como corporal, y sus hojas de titanio son auto-afilables. Dispone de cinco cabezales: uno con recortador ancho para líneas definidas; otro especial para el cuerpo; uno recortador de detalle; otro de mini-láminas, y un quinto para el pelo de la nariz, orejas y cejas. Sus cabezales lavables, su mango antideslizante y su autonomía de 40 minutos la convierten en una gran aliada de los hombres que cuidan su barba.

Ahora en Publipuntoconseguirás puntos descuentos para canjear en futuras compras. ¡Infórmate en el Club Publipunto! Te esperan los mejores precios y ofertas en bellezahogarsaludmotorregalosCon gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100€.

También te puede interesar: