Un automóvil en llamas, un velero, una casa… es sin duda una experiencia que deja huella. Un incendio espontáneo es algo que siempre pensamos que no puede ocurrir, pero el motor de un coche sigue siendo una herramienta que funciona con gasolina y alcanza temperaturas muy altas. Un despiste mientras cocinamos también nos puede acarrear algún susto… ante esto, ¡toma medidas!


¿Qué hacer cuando hay fuego en tu coche?

Sin duda la mejor solución es equipar tu coche con un extintor portátil y maximizar las precauciones. No es fácil que un coche explote a causa del fuego, por lo que no debes preocuparte de eso, pero si comienzas a ver humo debes estacionar tu vehículo, apagar el contacto y asegurarte de que todos los ocupantes salen del vehículo.

estintore-1

Después, si el fuego está en el compartimento del motor, tienes que aplicar el extintor o inhibidor hasta vaciarlo completamente. Tarda unos segundos en vaciarse, por lo que tienes que apuntar bien hacia la zona de las llamas. A continuación cierra el capó y llama al 112.

Si el fuego se origina dentro del coche y dispones de un extintor, intenta apagarlo sólo si es muy pequeño. Si ya está muy extendido, lo ideal es cerrar las puertas y ventanas para que el oxígeno no avive las llamas y alejarse cuanto antes del lugar ya que el humo será muy tóxico. El interior del coche arde muy rápido, por lo que si ves que no puedes apagar las llamas aléjate para no resultar intoxicado por el humo. Tras apagar el contacto del coche y ayudar a salir a los ocupantes, cierra las puertas y las ventanillas para que no entre el oxígeno, ya que éste alimenta el fuego. A continuación llama a los servicios de emergencia 112.

Existen diferentes extintores dependiendo de su capacidad, a precio modesto puedes encontrar extintores de 1 kg, pero necesitan mantenimiento periódico por parte de una persona capacitada.
De hecho, tenemos que asegurarnos que no se ha manipulado para evitar accionamientos accidentales, revisar que el manómetro esté operativo en cualquier momento, que no haya rastros de corrosión y oxidación, y que las boquillas no están caducadas.

Todos estos controles son necesarios para que en caso de emergencia, el extintor de incendios sea utilizable.

¿Qué alternativas existen?

Para superar todos los problemas que puedan surgir con un extintor de incendios clásico, existe la posibilidad de utilizar un inhibidor de fuego más potente y ligero, como Mac Fire.

A diferencia de los extintores de polvo, los inhibidores de fuego actúan sobre el fuego por sofocación química: dentro del inhibidor hay un gas sólido bajo presión que en caso de vertido expulsa oxígeno consiguiendo apagar el fuego de manera inmediata. La dispersión es ultrafina y generada por vaporización y condensación posterior. El aerosol a la vista es humo.

Este tipo de inhibidor de fuego ofrece muchas ventajas, incluyendo sus reducidas dimensiones, menor peso, facilidad en la ejecución, mayor potencia que los extintores tradicionales y sobre todo no necesita mantenimiento.

El inhibidor de incendios Mac Fire opera en la industria de protección contra incendios con sistemas capaces de intervenir de manera efectiva y oportuna sobre diferentes tipos de fuego. El agente extintor es “aerosol de potasio”.

Este inhibidor está indicado para fuegos de clase A (materiales combustibles sólidos: tejido, papel, madera, plástico,…), clase B (materiales combustibles líquidos: gasolina, petróleos, aceite lubricantes, disolventes, resinas,…) y clase C (sustancias inflamables y combustibles gaseosas: metano, disolvente polar, acetileno,…). Es un producto homologado y que no necesita de mantenimiento ni de recargas.

Ideal como sistema anti-incendios en nuestros hogares, vehículos u oficinas.

Mac Fire apaga fuegos de clase A, B y C. Este aerosol no es tóxico, no afecta a la salud humana y no deja rastros de acumulación en el organismo. No es corrosivo, no daña ningún material que puede encontrarse cerca del incendio. Es ecológico y eco-compatible, no deja huellas, suciedad y residuos y no caduca, no necesita mantenimiento, ni revisiones. Basta con pensar que Mac Fire se ha realizado aprovechando la tecnología contra incendios usada en el espacio.

¿Cómo se usa el inhibidor de fuego MacFire?

Al ser un extintor de polvo de potasio ofrece un método único de apagar incendios mediante una dispersión finísima en el ambiente, generada por una evaporación y por una posterior condensación de la sustancia.

Sólo tiene que quitar el tapón superior y extraer de la parte inferior del mango el tapón encendedor, frotarlo sobre la parte superior del Mac Fire donde está situada la mezcla de encendido e inmediatamente comenzará la salida del chorro de aerosol.

Existen tres modelos:

1. Estándar: equivale a un extintor tradicional de 3 a 5 kg pero sólo pesa 200 gramos. Tiene una duración de 25 segundos de acción mientras que su equivalente tradicional tiene sólo 9 segundos.

2. EstándarPlus: equivale a un extintor de 6 a 10 kg. Tiene 50 segundos de acción mientras que su equivalente tradicional tiene sólo 15 segundos.

3. Profesional: equivale a un extintor de 30 kg pero sólo pesa 450 gramos. Tiene 100 segundos de acción.

mac fire
Mac Fire dispone de todas las homologaciones europeas y de “AFITI LICOF” (Laboratorio colaborador con el Ministerio de Industria)

También te puede interesar: