¿En qué piensas cuando te hablan de la necesidad de hidratar el cuerpo? Seguro que en cremas y leches corporales ya que el término “hidratar” es la cualidad que se atribuye a todos esos productos de belleza. No obstante, la hidratación del ser humano proviene de la ingesta de líquidos, con lo que el agua se convierte en la mayor fuente de hidratación de nuestro organismo. Es importante que bebamos las cantidades que el cuerpo necesita, sobre todo cuando practicamos deporte y perdemos, por medio del sudor, los líquidos y minerales que nuestro cuerpo necesita.

Cada día debemos ingerir entre 6 y 8 vasos de agua o líquidos. Esta ingesta debe aumentar significativamente cuando practicamos deporte ya que nuestro cuerpo necesitará regular su temperatura. Por ello es necesario establecer un programa de remplazo de fluidos que debe saber qué cantidad de líquido perdemos durante la sesión deportiva. Eso es tan sencillo como pesarse antes y después de la actividad. La diferencia en gramos será la cantidad que hay que suplir.

Los expertos recomiendan beber de 600 cl a 1litro de líquido antes de hacer deporte. Esa bebida debe estar a temperatura ambiente, ni demasiado fría ni demasiado caliente. Si la actividad que vamos a realizar va a durar más de una hora hay que ir tomando líquido cada 15-20 minutos, de la misma manera que es necesario hidratarse al terminar. De hecho, durante las seis horas posteriores a la práctica del deporte en cuestión hay que seguir introduciendo líquidos en nuestro cuerpo.

¿Cómo podemos hidratarnos? El agua, el té y las infusiones, así como caldos y consomés, son  buenas maneras de llenar el cuerpo de líquido, pero no debemos olvidar que existen bebidas específicas para hacer deporte. Por ejemplo, aquellas personas interesadas en perder peso deben incorporar bebidas con CLA, un componente que ayuda a quemar grasas. Cuando vayamos a realizar una actividad de mucha intensidad y larga duración las bebidas de suplementación con hidratos de carbono nos darán la energía necesaria. Si en cambio nos sentimos bajos de ánimos y cansados, nada mejor que una bebida con cafeína para estimularnos y poder encarar el entrenamiento. Y sobre todo, una vez terminada la rutina, es buena beber productos isotónicos para reemplazar los sodios, minerales y vitamina que hemos perdido a través del sudor.

La hidratación relacionada con el deporte debe tomarse en serio porque una mala praxis puede acarrearnos consecuencias negativas. Sentirnos debilitados, sin fuerzas, cansados, con problemas de concentración y de insomnio son claros ejemplos de lo que la falta de líquidos en el cuerpo genera.

Hay mucha gente que tiene problemas para beber agua pura pero como hemos visto existen más opciones que permiten mantener una buena hidratación del organismo. Hay que prestar especial atención a las personas de la tercera edad, cuya sensación de sed se ve disminuida por lo que es más fácil que caigan en problemas de deshidratación. Hay que obligarse a beber agua u otros líquidos aunque no notemos que lo necesitamos. Lo mismo ocurre con las embarazadas. Los líquidos son fundamentales para afrontar los cambios que se producen en el cuerpo de una mujer en estado de gestación, con lo que hay que dotar al cuerpo de las cantidades necesarias.

Mantener una buena hidratación está en tu mano, así que no dejes que tu cuerpo pase sed.

También le puede interesar: