Como norma general, todos los vehículos que han sido matriculados en España están obligados a un régimen de inspecciones periódicas (ITV) que dependerá del tipo de vehículo.

Estas inspecciones sólo las puede realizar el órgano competente de cada Comunidad Autónoma, y se realizan en Estaciones ITV (fijas o móviles).  Estas estaciones revisan aspectos relativos a seguridad vial, protección del medio ambiente y otras reformas que se hayan añadido al vehículo. Toma nota de estas recomendaciones del motor para garantizar tu  seguridad al volante.

# ¿Cuándo hay que pasar la ITV?

La inspección dependerá del tipo de vehículo y antigüedad del mismo (fecha de la primera matriculación que conste en el permiso de conducir) y uso al que se le destina. Estas revisiones se recogen en el artículo 6 del Real Decreto 2042/1194.

 

Ciclomotores de dos ruedas.
Hasta 3 años, exentos. Más de 3 años, inspección bianual.

Motocicletas, triciclos, cuatriciclos, quads, ciclomotores de tres ruedas y cuatriciclos ligeros.
Hasta 4 años, exentos. Más de 4 años: inspección bianual.

Vehículos de uso privado destinados al transporte de personas, excepto los anteriores, con capacidad hasta nueve plazas incluido el conductor (turismos, por ejemplo), incluidos vehículos vivienda y autocaravanas.
Hasta 4 años, exentos. De 4 a 10 años: inspección bianual. Más de 10 años: inspección anual.

Vehículos de servicio de alquiler con o sin conductor, y de escuelas de conductores, dedicados al transporte de personas con capacidad hasta nueve plazas incluido el conductor, incluidas motocicletas, triciclos, cuatriciclos, quads, ciclomotores y cuatriciclos ligeros.
Hasta 2 años: exentos. De 2 a 5 años: inspección anual. Más de 5 años: inspección semestral.

Ambulancias y vehículos de servicio público destinados al transporte de personas, incluido transporte escolar, con o sin taxímetro, con capacidad de hasta nueve plazas incluido el conductor (taxis, por ejemplo), y vehículos destinados al transporte de personas, incluidos el transporte escolar y de menores, con capacidad para 10 o más plazas, incluido el conductor.
Hasta 5 años: inspección anual. Más de 5 años: inspección semestral.

– Vehículos y conjuntos de vehículos destinados al transporte de mercancías o cosas, con masa máxima autorizada inferior o igual a 3.500Kg.
Hasta 2 años, exentos. De 2 a 6 años: inspección bianual. De 6 a 10 años: inspección anual. Más de 10 años: inspección semestral.

– Vehículos destinados al transporte de mercancías o cosas, con masa máxima autorizada superior a 3.500Kg.
Hasta 10 años: inspección anual. Más de 10 años: inspección semestral.

Caravanas remolcadas con masa máxima autorizada superior a 750Kg.
Hasta 6 años, exentos. Más de 6 años: inspección bianual.

Tractores agrícolas, maquinaria agrícola autopropulsada, remolques agrícolas y otros vehículos agrícolas especiales, excepto motocultores y máquinas a ellos equiparadas.
Hasta 8 años, exentos. De 8 a 16 años: inspección bianual. Más de 16 años: inspección anual.

Vehículos especiales destinados a obras y servicios y maquinaria autopropulsada, con exclusión de aquellos que tengan una velocidad por contrucción inferior a 25Km/h.
Hasta 4 años, exentos. De 4 a 10 años: inspección bianual. Más de 10 años: inspección anual.

Estaciones transformadoras móviles y vehículos adaptados para maquinaria de circo o de ferias recreativas ambulantes.
Hasta 4 años, exentos. De 4 a 6 años: inspección bianual. Más de 6 años: inspección anual

# ¿Quién es el responsable ante la ITV?

Los propietarios de los vehículos son los responsables de mantener la vigencia de la tarjeta ITV tras las revisiones periódicas recomendadas legalmente.

Si la inspección es favorable deberá portar consigo el informe que detalla el resultado de la revisión, tarjeta ITV y la pegatina de inspección técnica (V-19). Esta pegatina indica que el vehículo ha aprobado la inspección técnica y la fecha en la que debe pasar su próxima inspección. La colocación de esta pegatina en el vehículo es obligatoria y tiene que estar visible en la parte superior derecha de la luna y dentro del vehículo. En otros vehículos que no tengan luna frontal (ciclomotores, motocicletas, remolques y semiremolques), la pegatina se colocará en un lugar visible.

La tarjeta ITV es fundamental para matricular el vehículo y para poder circular. Además para transmitir la titularidad del vehículo es obligatorio acreditar la vigencia de la tarjeta ITV.

Además en caso de que la ITV estuviese caducada y se produjese un daño vial, los daños a terceros estarían cubiertos, pero puede ocurrir que la aseguradora, dependiendo de cada caso en concreto, reclame los gastos al tomador de seguro si se detecta fallo del vehículo, como fallo de los frenos, neumáticos, amortiguadores, fallos en la dirección y comportamiento del vehículo. Es por ello que es tan importante las revisiones, comprobaciones periódicas y conocer el estado del vehículo.
# ¿Qué partes del coche se revisan con precisión?

Muchos conductores acuden a un taller para que previamente revisen las partes del vehículo que van a mirar con lupa en la revisión. Estas partes son:

1. LUCES
2. CLAXON
3. CIERRES DE PUERTAS
4. ELEVALUNAS
5. ANCLAJES CINTURON
6. PARABRISAS
7. LIMPIAPARABRISAS ( importante niveles de líquido y escobillas)
8. NIVELES LÍQUIDOS (aceite, refrigerante,frenos)
9. NEUMÁTICOS (presión y profundidad del dibujo)

Los defectos se van a valorar en tres niveles:

Captura_cast1

Recuerda que además debes entregar esta documentación:

  • Permiso de conducción.
  • Permiso de circulación del vehículo o autorización provisional expedida por Tráfico.
  • Tarjeta de las características técnicas del vehículo.
  • Informe favorable de la ITV y pegatina, en los casos en los que el vehículo ya la haya tenido que pasar.

Hay dos documentos que no es obligatorio llevar, pero sí recomendables: póliza y recibo de pago del seguro obligatorio y recibo de pago del impuesto de circulación.

También te puede interesar: