Disfrutar de los pequeños placeres de la vida es una de las máximas que, cada vez más personas, siguen en nuestra sociedad. Entre algunos de los gustazos que nos podemos dar, tomarse una buena taza de café es uno de ellos. Y es que los amantes de un buen café saben degustar su sabor, disfrutar de su aroma y notar los diferentes matices del grano que consumen.

Los que entienden de cafés saben que hay tres características fundamentales en la que fijarse a la hora de tomarse un expresso. La primera de ellas pasa por el dulzor del líquido cuando entra por primera vez en contacto con la punta de la lengua. El segundo punto a tener en cuenta es el cosquilleo que produce en los costados de la lengua, y el tercero y último, el amargor más que necesario que debe dejar el café una vez lo tragamos. Estos tres puntos son los que definen el carácter de un café.

Como podemos comprobar, los sentidos juegan un papel esencial en la percepción y disfrute de una taza de café. Pero no sólo el olfato y el gusto nos pueden ayudar a averiguar si un expresso es de calidad o no. ¿Sabías que observando el proceso de elaboración del mismo puedes saber de antemano si el café te va a gustar o no?

Lo primero en lo que hay que fijarse es en la máquina con la que va a preparar la bebida. Ésta debe estar limpia y brillante, además de tener secos todos sus equipamientos.  También hay que prestar atención en la forma en que el barista muele el café. El produzco debe ser molida al momento con la cantidad exacta sobre el portafiltro. Jamás debe reutilizarse el café ya molido para una siguiente taza. Una vez prensado, debe ser encastrado en la máquina mientras el barista aprieta el botón de caída del agua de inmediato. De la rapidez de la persona que lo prepare dependerá el grado de oxidación del café, en Delta Q lo saben bien.

¿Cómo saber si se ha hecho la operación de forma correcta? Cuando el café cae como dos hilos uniformes, podemos respirar tranquilos. Para que el expresso sea correcto, los 30 mililitros de la taza se deberán llenar en 30 segundos ya que ese es el tiempo justo de la relación entre el café, el agua y la extracción.

Otro punto sobre el que fijarnos es la crema resultante en la taza. La comúnmente conocida como espuma del café, debe tener un color ocre y brillante, sin manchas blancas ni burbujas. Con unas consistencia elástica y una tonalidad beige, la crema nos indicará la calidad del café recién preparado.

Los que saben de cafés habrán reconocido todos estos pasos y consejos puesto que son los que se marcan en los concursos de baristas. Seguir este ritual es lo más común entre los expertos en preparar cafés, con lo que cumpliéndose los parámetros descritos podremos estar seguros de estar disfrutando de un café bien preparado.

Pero, evidentemente, más allá de la forma de prepararlo, la materia prima es algo esencial. Por eso apostar por Café Delta Q es seguridad y garantía de saborear uno de los mejores cafés del mundo. El interior de cada cápsula sólo se revela en el momento de abrirla en el interior de la máquina, con lo que se consigue siempre el expresso perfecto y con los sabores, aromas y matices más genuinos.

En Publipunto le ofrecemos todo el sabor y aroma del mejor café del mundo. Somos proveedores exclusivos de Delta Q. Visítenos y conozca más sobre todas las variedades de cápsulas de cafétisanas e infusiones y elija los accesorios más sofisticados para organizar, servir o cuidar el auténtico sabor a café. Benefíciese de gastos de envío gratis para pedidos superiores a 100 euros y acumule puntos descuentos por sus compras realizadas gracias al Club Publipuntoinfórmese aquí.

También le puede interesar: