Diferencia entre detectores, avisadores e inhibidores

Los cambios que se van introduciendo en la Ley de Tráfico a veces despistan a los conductores y hacen que éstos no sepan muy bien qué es lo que está permitido y lo que no. En referencia a los radares, algo que toda persona quiere evitar a toda costa, hay que ser precavido ya que hay determinados dispositivos cuyo uso está relacionado a estos aparatos pero que, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, están prohibidos. ¿Conoces la diferencia entre los avisadores, detectores e inhibidores de radares?

Toda persona que vaya al volante quiere saber dónde están ubicados los radares que podrían ser los culpables de sus sanciones. Saber en qué vías y en qué puntos concretos están ubicados es posible gracias a la propia DGT ya que en su página web dispone de un mapa actualizado con señalización sobre todos aquellos tramos donde hay un radar fijo. Ahora bien, ¿es posible saberlo mientras vamos en trayecto?

Los avisadores de radares son unos localizadores GPS que usan un sistema de posicionamiento y una base de datos instalada previamente. Lo que hacen es correlacionar ambas informaciones y avisar de la colocación de un radar fijo. También tienen capacidad de saber si hay un radar de tramo y pueden advertir de que se está pasando por una zona donde suelen colocarse los radares móviles. Su uso está totalmente permitido y se ubican en el salpicadero del vehículo. Su precio oscila entre los 100 y los 200 euros y no precisan de instalación.

Los avisadores de radares son los únicos que están permitidos por la Ley de Tráfico. En un pasado, los detectores de radares también se podía utilizar pero su uso fue descartado en la última modificación del escrito. En este caso hablamos de unos dispositivos electrónicos que detectan las ondas que emiten los radares fijos y móviles, con lo cual pueden advertir al conductor de su presencia con una previsión de 700 metros hasta su punto de colocación. Estos mecanismos están a la venta por precios que rondan los 300 euros, pero hay que saber que si un agente de tráfico nos pilla con uno instalado en el coche, la sanción será de 200 euros y nos costará 3 puntos del carnet.

El tercero de los aparatos relacionados con los radares son los inhibidores, y su uso es completamente ilegal. ¿Por qué? Porque no sólo detectan la presencia del radar sino que consiguen anular su señal con lo que los inutilizan. Su precio es más elevado que el de los avisadores, y suelen ir camuflados en puntos estratégicos del vehículo como el parachoques.  Llevarlos incorporados constituye una multa de 6.000 euros y 6 puntos menos del carnet de conducir.

En Publipunto le ayudamos a conducir de forma segura y cómoda avisándole de las zonas donde este tipo de radares está cerca. Visítenos y conozca más sobre el avisador de radares Angel Driver F10 y el detector de radares F18 para evitar sus multas. ¡Emprenda equipado su viaje!

También le puede interesar:

2 Comentarios

  1. Tengo un “Angel Driver” que compré hace unos años y quisiera que alguien me ayude para recuperar los AVISOS DE VOZ. He debido tocar en donde no debía y ahora no suenan. Si me pueden facilitar un teléfono de servicio técnico se lo agradeceré.
    Un saludo.
    Luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*